PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Domingo 23 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Argentina

Mercados y finanzas Argentina

Argentina cerró 2017 con una tasa de inflación del 24,8%, según las cifras del Indec

Argentina, tras Venezuela en inflación
Americaeconomica.com / 12-01-2018
Mauricio Macri, presidente de Argentina

Mauricio Macri, presidente de Argentina

Argentina cerró 2017 con una tasa de inflación del 24,8%, según las cifras del Instituto Nacional de Estadística (Indec), un objetivo muy superior a la meta de entre el 12% y el 17% que se había marcado el Gobierno de Mauricio Macri, que además ya modificó a finales de año su objetivo para este ejercicio.


Así, el Gobierno de Macri elevó hace tan sólo unos meses su meta de inflación para 2018 del 10% al 15%; un objetivo que los analistas también dudan de que pueda cumplir. Y, lo que es aún más preocupante para las perspectivas del país, apuntan a que la subida de precios en Argentina es la segunda más alta de América Latina, después de Venezuela.


Una comparativa que suscita escalofríos entre los inversores, si bien la distancia con el país presidido por Nicolás Maduro es aún sideral ya que Venezuela cerró 2017 con una inflamación estimada en el 2616% y que, según algunos analistas, podría llegar a un 10.000% durante este 2018.


Pero el gobierno de Macri ha tenido que dar marcha atrás en sus intenciones de tomar medidas aún más expeditivas contra la inflación "con una política monetaria menos contractivo de la que inicialmente se preveía", según ha reconocido su propio Banco Central en un comunicado.


Una medida con la que se busca reducir la conflictividad social que está provocando el Gobierno de Macri con sus políticas de ajuste, pero que tuvo como primer impacto una depreciación del peso argentino frente al dólar.


Así las cosas, pese a que Macri afirmó en la campaña de 2015, que la inflación era lo "más fácil que tenemos por resolver", el consenso entre los economistas es que, por lo menos hasta 2020, se mantendrá en dos dígitos, lejos de los objetivos declarados de un Gobierno, que en los primeros días de enero autorizó incrementos en los servicios de luz y agua, en la medicina privada y en los pasajes de transporte público.