PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Domingo 22 de Abril de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Bolivia

Ciencia Bolivia

Una de las zonas de mayor biodiversidad amazónica sufrirá pérdidas "alarmantes" con la aprobación de una controvertida ley

El Amazonas boliviano, hacia la deforestación
SINC / 10-01-2018
Amazonas

Amazonas

El pasado mes de agosto, el Gobierno Boliviano aprobó una ley que levantó la protección legal del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro-Sécure (TIPNIS), la tierra ancestral de cuatro pueblos indígenas amazónicos y una de las áreas protegidas más icónicas de Bolivia. Dicha ley autoriza la construcción de una polémica carretera que atravesaría el corazón del parque, es decir, el núcleo de mayor protección.


En el contexto de un debate nacional sobre la carretera, una nueva investigación realizada por los investigadores del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB) Álvaro Fernández- Llamazares y Victoria Reyes-García junto con científicos de la Universidad de Helsinki (Finlandia), la Universidad Mayor de San Andrés (Bolivia) y la Universidad de Cambridge (Reino Unido) revela que hasta un 58% de toda la deforestación ocurrida hasta la fecha en el TIPNIS se concentra a menos de 5 kilómetros de caminos ya construidos.


En vista a estos resultados, los autores de este trabajo argumentan que la carretera planeada probablemente magnificaría la escala y ritmo actuales de la deforestación en una de las mayores joyas naturales de Bolivia.


El estudio, que acaba de ser publicado en la revista científica Current Biology, ofrece un análisis geoespacial de los patrones actuales de deforestación dentro del parque. “Mientras que muchos discuten sobre los impactos potenciales que la carretera podría tener en el futuro, poco se habla sobre los impactos actuales. Nuestros análisis demuestran que el TIPNIS sufre unos niveles alarmantes de deforestación, habiendo perdido más de 46,000 hectáreas de bosque desde el año 2000”, señala Fernández-Llamazares investigador asociado del ICTA-UAB y de la Universidad de Helsinki.


De acuerdo con el estudio, las carreteras han jugado un papel importante en facilitar esta deforestación, dado que los bosques han sido deforestados principalmente cerca de carreteras en la parte sur del Parque.


Los autores esperan que sus resultados sean considerados por los tomadores de decisiones de Bolivia. “Gran parte del debate sobre la carretera del TIPNIS se ha fundado en la especulación, con una evidencia empírica más que limitada, y esperamos que este trabajo sirva para mejorar la base científica del debate”, explica Mónica Moraes, una renombrada botánica boliviana de la Universidad Mayor de San Andrés, quien también es coautora de este estudio. “El valor ecológico del TIPNIS es fuertemente subestimado. Es una de las áreas con mayor biodiversidad biológica del planeta, con unos niveles excepcionales de endemismo de plantas, así como importantes poblaciones de fauna, incluyendo especies emblemáticas como el jaguar, el ciervo de los pantanos o la nutria gigante”, añade.


Los más que probables impactos de la construcción de la carretera sobre una de las áreas más biodiversas de Bolivia serían muy lamentables y desfavorables para un país reconocido mundialmente por su defensa del medio ambiente.


“En los últimos años Bolivia se ha situado como un líder global en los esfuerzos de conservación. Las delegaciones bolivianas han sido muy activas en las negociaciones climáticas y han promovido el reconocimiento de los derechos de la Madre Tierra en varios círculos internacionales. Sería una pena que esta reputación global se viera dañada”, reflexiona Fernández-Llamazares.


En vista de los acuciantes niveles de deforestación actuales en el parque, los autores hacen un llamamiento al Gobierno de Bolivia para que reevalúe los planes de construcción de la carretera. “La carretera abrirá una Caja de Pandora de problemas ambientales, algo que, como firmante de la Convención de Diversidad Biológica, Bolivia no se puede permitir”, añade.