Año XIX - Madrid, Lunes 19 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

Brasil sigue presionando para que el nuevo director del FMI salga de un emergente

Americaeconomica.com / 19-05-2011
Dominique Strauss-Kahn, hasta esta mañana director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), ha dimitido por fin tras estar detenido desde el pasado domingo, cuando fue acusado en Nueva York de intentar llevar a cabo una violación sexual. De entre la lista de sucesores con la que se ha especulado estos días, la ministra de Finanzas gala, Christine Lagarde, parece ser la favorita para ocupar el cargo, a pesar de que Brasil ha vuelto a la carga en sus reivindicaciones de que el nuevo presidente salga de un país emergente. El ministro brasileño de Hacienda, Guido Mantega, ha enviado una carta al G-20 en la que declara que "ya pasó el tiempo en que podría ser remotamente apropiado reservar ese importante cargo a un europeo".

La posible elección de la política gala ha levantado algunas sospechas en la Red de que el cambio de líder al frente del FMI podría beneficiar a la banca de inversión. Lagarde, que actualmente está siendo investigada por la Justicia de Francia debido a un supuesto abuso de autoridad para decantar un fallo judicial a favor de un empresario de dudosa reputación, Bernard Tapie, trabajó durante varios años para el bufete de abogados estadounidense Baker & Mckenzie.

Este despacho ofrece en su propia página web un servicio especializado para que los inversores institucionales y otra clase de fondos puedan operar en los mercados de Europa y EEUU sin toparse con las nuevas regulaciones que quieren impulsar tanto Washington como Bruselas.

Aunque a este despacho no se le ha atribuido hasta ahora una relación directa con las operaciones de bancos como Goldman Sachs, en el futuro las cosas podrían cambiar.

Precisamente, Goldman Sachs cuenta ya con poderosos aliados en los organismos económicos internacionales. Hace unos días se decidió en Bruselas que el próximo presidente del Banco Central Europeo (BCE) sea el actual gobernador del Banco de Italia Mario Draghi. Draghi trabajó como directivo para Goldman Sachs en Europa entre enero de 2002 y enero de 2006. También el secretario del Tesoro de EEUU, Timothy Geithner, colaboró con la entidad más rentable de Wall Street en el pasado.

También desde Europa se ha hablado de Gordown Brown, el ex primer ministro socialista británico. Brown fue el que evitó, tras contactar con el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que en aquel entonces presidía la UE, que se aprobase una normativa más dura contra la especulación financiera (que nutre, según los últimos datos presentados por bancos como Citigroup, una parte destacada del negocio). Y otra de las figuras que se sigue con más atención es la del canadiense Mark Carney, gobernador del Banco Central de ese país, y que trabajó durante 13 años para Goldman Sachs.

Si el elegido procede al final de las potencias emergentes, el favorito en las encuestas es el ex ministro de Economía turco y actual director del programa de Desarrollo Económico Global para el think-tank estadounidense Brookings Institution.

Lo cierto es que entre Goldman Sachs y el FMI habían surgido algunos conflictos durante los años en los que Strauss-Kahn ha estado a la cabeza de la institución. Por ejemplo, el pasado mes de enero el Gobierno de Ghana pidió al banco estadounidense un préstamo para desarrollar parte de las infraestructuras del país. Las autoridades del país africano tuvieron no obstante que consultar al FMI este préstamo y Strauss-Kahn puso complicaciones para que se realizara la operación.

Además, el ex director gerente ha cargado en varias ocasiones contra los paraísos fiscales, al acusarlos de ser responsables en buena parte de la crisis financiero que se agudizó en septiembre de 2008, tras la quiebra del gigante Lehman Brothers.

Las teorías que hablan de una venganza por parte de Wall Street han comparado además este caso con el de Eliot Spitzer. Spitzer fue fiscal general de Nueva York a principios de la década pasada, y se ganó la simpatía de los neoyorquinos investigando a gigantes del entramado financiero de EEUU, como Enron. Poco después Spitzer fue elegido gobernador de la ciudad, aunque en 2008 cayó en desgracia y se vio forzado a dimitir tras destaparse un escándalo relacionado con el mundo de la prostitución.