Año XIX - Madrid, Domingo 18 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

Ante la intesidad, cada vez mayor, el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil se ha visto obligado a desmentir su posible implicación

Crecen los rumores en Brasil sobre una posible "conspiración" para impugnar a Rouseff
Americaeconomica.com / 07-08-2015
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil

En la misma semana en que ha estallado un nuevo escándalo de corrupción que afecta a quienes han ocupado las más altas instancias de los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT), Datafolha ha publicada una encuesta según la cual un 71% de los brasileños rechaza la gestión de la presidenta Dilma Roussef. Es decir, el nivel más alto de rechazo a un presidente democrático. Todo ello mientras Brasil atraviesa sus peores datos de crecimiento económico en mucho tiempo.

Una serie de condiciones que han dado paso a especulaciones que apuntan a un posible cambio de Gobierno pese a que Dilma aún hace poco que resulto reelegida. Y es que ese supuesto 71% de rechazo es una cifra superior al 68% que tenía Fernando Collor de Mello poco antes de que el Congreso votara su impeachment en 1992.

Estos rumores han alcanzado tal intesidad que el mismísimo presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha, ha tenido hoy que salir a descartar un eventual proceso de impeachment contra la presidenta Dilma Rousseff ya que, según Cunha, podría "remecer los pilares de la democracia del país". Además, aclaró que no aceptará "los intentos" de señalarlo como "el conspirador detrás del juicio político" de la mandataria.

Pero la realidad es que Cuhna ha impulsado que la Cámara de Diputados revise con atención la contabilidad del primer mandato de la actual presidenta y el Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU) se encuentra examinando ese balance porque cree que Rousseff realizó maniobras fiscales ilegales para maquillar el déficit el año pasado. Y si Dilma fuese hallada culpable de violar la ley de responsabilidad fiscal, el Congreso tendría entonces abierta la puerta para someterla a un juicio político.

Además ayer, el Partido Laborista (PTB por sus siglas en portugués) y del Partido Democrático Laborista (PDT), que suman 44 diputados, anunciaron que se independizaban del gobierno.

No obstante, el ministro de Economía de Brasil, el ex banquero Joaquim Levy, ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad al señalar que el juicio político "es una hipótesis absolutamente remota" ya que "nada justifica el inicio del proceso" de impeachment. Además, Levy aseguró que el país pronto superará la crisis y se mostró confiado en la capacidad de la Presidenta para capear la tormenta política: "He visto otras olas en Brasil. En general pasan y aquellos que se quedan terminan ganando", concluyó.