Año XIX - Madrid, Jueves 15 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

POLÍTICA Brasil

Los acusados por el ‘Caso Petrobras’ intentan salir del radar del juez Moro

María José Pérez / 19-10-2015
Estación de servicio de Petrobras

Estación de servicio de Petrobras

La Corte Suprema de Brasil dictaminó que uno de los investigados en el Caso Lavado de Autos fuera transferido a una jurisdicción diferente al grueso del caso, que actualmente lo lleva el juez Sergio Moro, al que ya se conoce como ‘juez estrella del Caso Petrobras’. Otros acusados buscan seguir su ejemplo.

Moro ha llegado a convertirse en una especie de figura de culto tras haber metido en prisión a muchas de las personas implicados en el caso de corrupción de la petrolera estatal brasileña. Aparece en portadas de revistas, se ha convertido en protagonista de las propuestas ciudadanas y ha sabido llevar con el máximo rigor y discreción el mayor escándalo de la historia reciente de Brasil.

Con la decisión de la Corte Suprema son muchos los que temen que se imponga la impunidad sin el inflexible proceder del juez Moro. Uno de los investigados podría ser movido a otra jurisdicción porque sus presuntos delitos no están radicados en Curitiba, donde tiene su ‘base de operaciones’ Sergio Moro.

The Wall Street Journal ha informado de que podría no tratarse de un caso puntual y que los abogados de otros investigados o acusados podrían recurrir al mismo mecanismo para evitar caer en las manos de uno de los jueces más mediáticos del país, así como de los más duros.

Algunos de los abogados defensores consideran, por su parte, que la popularidad de Sergio Moro es negativa para el proceso, ya que el “país no necesita héroes y vigilantes”. La aceptación de la sociedad hasta Moro podría ser una de las razones por las que muchos acusados quieren estar bajo su escrutinio y buscan alternativas. Así como sus duras condenas.

La opinión pública espera, que no desea, que el cambio de ubicación haga la investigación más lenta, lo que supondría dilatar un proceso que a nadie beneficia, pues es, en cierta medida, responsable de la crisis institucional en la que se encuentra el país, agravada por las dificultades económicas en las que se encuentra el país presidido por Dilma Rousseff.

Nadie puede asegurar que el nuevo encargado del caso sea igual de tenaz que Moro, que ya ha sentenciado al extesorero del Partido de los Trabajadores (PT), João Vaccari Neto, a 15 años de cárcel y al ex ejecutivo de Petrobras, Renato Duque, a 20 años. Estos son algunos de los acusados por desviar al menos 2.000 millones de la petrolera estatal a sus propios intereses personales.