PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 20 de Julio de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

Politica Brasil

El año 2003 comenzó a medirse este indicador

La Administración Temer bate el récord de corrupción en el primer trimestre de 2018
Americaeconomica.com / 20-04-2018
Michel Temer, presidente de Brasil

Michel Temer, presidente de Brasil

El actual gobierno brasileño, encabezado por el presidente Michel Temer batió un nuevo récord en el primer trimestre de este año al haberse visto obligado a reemplazar a 89 funcionarios públicos por corrupción, según informó hoy el diario digital Brasil 247.


La cifra está contenida en un levantamiento realizado por la Contraloría General de la Unión (CGU) y es la más alta registrada desde el año 2003, cuando comenzó a medirse este indicador, indicó la fuente.


De acuerdo con las estadísticas, del total de 142 servidores expulsados en los primeros tres meses de 2018, casi la mitad (72) fueron despedidos en marzo, cerca del doble del número de penalidades ocurridas en el mismo período del pasado año.


A mediados del pasado año Temer entró a la historia como el primer presidente brasileño en funciones en ser denunciado por corrupción pasiva por la Procuraduría General de la República (PGR), como resultado de la delación premiada del propietario del frigorífico JBS Joesley Batista.


Este último grabó una comprometedora conversación con el mandatario en la residencia oficial en la cual Temer avalaba el pago de sobornos para comprar el silencio del extitular de la Cámara de Diputados Eduardo Cunha, quien cumple una condena de más de 15 años de cárcel por corrupción, lavado de dinero y evasión fiscal.


Además, indicaba a su exasesor especial y exdiputado federal Rodrigo Rocha Loures como intermediario para resolver los requerimientos de la empresa JBS, a cambio de lo cual la entidad pagaría durante 25 años una 'propina' semanal de medio millón de reales, que presuntamente beneficiaría al inquilino del Palacio de Planalto.