Año XIX - Madrid, Lunes 12 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Brasil

ENERGIA Brasil

Brasil invertirá 128.000 millones de dólares para mejorar su sistema eléctrico

Americaeconomica.com / 14-02-2011
Los problemas de abastecimiento eléctrico, que la pasada semana marcaban la actualidad en Argentina y Chile, han alcanzado también a Brasil. El 4 de febrero, un apagón dejó sin luz a más de 50 millones de personas. El aumento del consumo privado, que coincide con un alza de la producción industrial y la llegada del verano, han dejado al descubierto los problemas de la red eléctrica del país. El ejecutivo de Rousseff pretende subsanarlos con una inversión de 128.000 millones de dólares en los próximos 10 años. Para algunos analistas, la cantidad es claramente insuficiente y, si el Ejecutivo del país no toma medidas contundentes en poco tiempo los actuales problemas de suministro se agravarán.

El gobierno brasileño estima que la demanda de electricidad aumentará en un 5% anual durante la próxima década. El pasado año, el consumo creció un 7,8% a causa de un incremento de la actividad industrial de más del 10% y el aumento del uso de la electricidad por parte de una población cada vez pudiente. En base a estos datos, que parece que se ir´na ampliando en los próximos años, el ejecutivo ha planificado un gasto de 127.000 millones de dólares en inversiones para mejorar el sistema eléctrico del país.

Para ello, pretende involucrar a empresas privadas y publicas, entre ellas Electobras, la primera por facturación e inversión del país. Por su parte, el ministro de Energía brasileño, Edison Lobao, desmentía los problemas. Ante el apagón que dejó sin luz a 50 millones de personas el pasado 4 de febrero, el ministro aseguraba que el sistema eléctrico brasileño es “robusto”. Lobao aseguraba que un fallo en el circuito de una subestación eléctrica habría sido el causante de dejar a oscuras a prácticamente todo el noreste de Brasil.

La situación actual deviene de la baja inversión que ha marcado la última década del sistema eléctrico brasileño en comparación con el creciente uso de la misma. El gran desequilibrio entre la oferta y la demanda y el hecho de que el 70% de la electricidad brasileña provenga de represas hidroeléctricas, ya produjo problemas similares en el año 2001 que debieron resolverse por medio del racionamiento.


Muchos brasileños, que provienen de estratos pobres de la sociedad y que ahora han mejorado sus condiciones de vida, no aceptaría un retorno al racionamiento de la electricidad que les obligue a apagar sus frigoríficos y lavadoras, con los que cuentan por primera vez. El problema es p, por tanto, complejo ya que el Gobierno puso en marcha un plan denominado “Luz Para Todos” con el que llevó luz eléctrica a las zonas rurales conectando a más de 2,4 millones de hogares desde 2003. Si se pretende continuar con el proceso, no quedará más remedio que continuar con la inversión.

Parte de la inversión pretende diversificar las fuentes de energía. Parte saldrá de los nuevos combustibles fósiles y plantas nucleares, y parte de la biomasa y la energía eólica. Sin embargo, Brasil seguirá apostando por las grandes plantas hidroeléctricas, que están generando controversia al hallarse, en su mayoría en el Amazonas. Entre los que más controversia generan está la presa de Belo Monte, un afluente del Amazonas en la zona septentrional del estado de Pará. Esta ha debido ser rediseñada para evitar tener que construir grandes diques a través del río.