Año XIX - Madrid, Domingo 18 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

ENERGIA Chile

Los obispos chilenos acusan a Piñera de basar su política energética en “intereses económicos”

Americaeconomica.com / 18-05-2011
En Chile se respira estos días un clima de crispación política provocado por el megaproyecto eléctrico Hidroaysén, bandera del programa energético del presidente Sebastián Piñera, que planea la construcción de cinco presas hidráulicas en la región de Aysén. Si un 74% de la población se muestra contraria, según los estudios, ahora es la Conferencia Episcopal chilena la que propina a Piñera un duro varapalo al mostrar públicamente su desacuerdo con el proyecto. A través de un comunicado, los obispos señalan que Hidroaysén es “inaceptable” y que "una decisión basada sólo en intereses económicos es éticamente inaceptable y deplorable, porque constituye una mezquina burla de la sociedad".

El anuncio es duro golpe para Piñera, de tendencia conservadora, que hasta el momento había contado con el apoyo de la jerarquía eclesiástica chilena. La retirada de ese apoyo llega en un momento delicado para el chileno, que recientemente ha sufrido la renuncia de una ministra por sospechas de corrupción y cuya popularidad ha caído por el enorme rechazo que genera Hidroaysén entre los ciudadanos.

Los obispos señalan que buscan "un diálogo serio, abierto e informado, evitando posturas confrontacionales, procurando un sano discernimiento para la acción y el compromiso ciudadano en un ámbito que nos interpela a todos" y que "el dilema que presenta un proyecto energético es cómo compatibilizar el respeto por el medio ambiente -como un hogar humanamente habitable para todos- con la creciente demanda por la energía".

La especial sensibilidad de los chilenos hacia la Patagonia explica la férrea oposición que demuestran a un proyecto cuyo impacto sobre los ecosistemas de Aysén no parece del todo claro. En ese sentido, Matías Asún, director de Greenpeace Chile, en declaraciones a AmericaEconomica.com, señala que “el Estado no ha valorado lo suficiente el impacto en fauna y flora que tendrá en la Patagonia”, una de las reivindicaciones clave en las protestas que se han desatado en varias ciudades chilenas.

Asún es tajante: “Hay un completo consenso entre los ecologistas; desde el impacto ambiental no se ha valorado correctamente”. El ecologista señala que “la manera en que se ponen en marcha los proyectos energéticos en Chile es la propia del mercado, la de la búsqueda de inversores extranjeros”, lo que termina repercutiendo sobre su calidad ambiental.

Además, la tramitación del proyecto ha sido irregular, ya que “en Chile se evalúan las partes de un mismo proyecto por separado, como si fueran dos proyectos distintos, por lo que las presas, que es una cosa, y el tendido posterior, que es otra, no han sido estudiados en conjunto, por lo que el impacto final de Hidroaysén es incierto”.

Lo cierto es que la ciudadanía chilena se ha movilizado para oponerse al proyecto. Según un estudio, un 74% de la población se opone a la construcción de las cinco presas y del tendido eléctrico necesario para trasladar la energía producida en la región de Aysén hasta Santiago de Chile, ya que consideran que el impacto ecológico es muy acusado. Las manifestaciones se han sucedido en las últimas semanas en diversas ciudades chilenas, e incluso el grupo Anonymous ha lanzado ataques informáticos contra las páginas Web del Ministerio de Energía y la Comisión Nacional de Energía.