Año XIX - Madrid, Miércoles 14 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

MERCADOS Y FINANZAS Chile

Los inversores internacionales exigen a Piñera que arregle el sistema eléctrico de Chile

Americaeconomica.com / 10-04-2012
Los grandes inversores internacionales presentes en Chile, con intereses a largo plazo, están preocupados por la debilidad del sistema eléctrico y la influencia que este problema estructural puede tener en el futuro de sus negocios en el país. Por eso, exigen al presidente Sebastián Piñera que convierta este asunto en una prioridad para lo que le queda de mandato.

La última manifestación pública de esta inquietud ha correspondido a los responsables de BHP Bilinton, la compañía de capitales británicos y australianos, que controla las operaciones de Chile Escondida, el mayor yacimiento de cobre del mundo.

La empresa que junto a varios socios internacionales como Rio Tinto y JECO ha comprometido inversiones en el país por 4.500 millones de dólares, asegura que, de momento, dispone de energía suficiente para las operaciones actuales, pero cree que los problemas eléctricos de todos conocidos pueden afectarle en el futuro.

En el sector minero, en concreto, esta inquietud parece cobrar fuerza, ante las dificultades que encuentra el Gobierno de Piñera para llevar adelante sus proyectos de creación de nuevas centrales que se enfrentan con movilizaciones de ecologistas y grupos de activistas indígenas con popularidad creciente en el país.

Esa inestabilidad puede poner en peligro la llegada de nuevas inversiones que, según los cálculos de la Sociedad Nacional de Minería podrían sumar cerca de 100.000 millones de dólares al final del actual proceso en curso que se cerraría dentro de ocho años.

Algunos observadores críticos señalan que estas exigencias de las grandes empresas internacionales pueden beneficiar a Piñera, muy criticado también por los intereses que algunos grupos de su entorno tendrían en los proyectos de construcción de nuevas centrales hidroeléctricas, en los que también participa la eléctrica italiana Enel a través de las filial en Chile de Endesa, la compañía española de la que es propietaria.