Año XIX - Madrid, Miércoles 14 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

POLÍTICA Chile

Finaliza la exhumación del cuerpo de Pablo Neruda para determinar si fue asesinado por la dictadura chilena

Americaeconomica.com / 08-04-2013
La exhumación del cuerpo del poeta chileno Pablo Neruda para determinar si falleció de cáncer, como apunta la versión oficial, o fue asesinado por la dictadura militar de Augusto Pinochet, ha concluido este lunes. Así lo ha confirmado el juez que investiga el caso y dio la orden, Mario Carroza, y el jefe de los peritos a cargo de ella.

La urna con los restos del premio Nobel de Literatura fue extraída de la tumba donde fue enterrado, en la localidad costera de Isla Negra, tal y como apunta la agencia Efe.

La exhumación duró tan sólo una hora gracias a las buenas condiciones climáticas y a que el féretro del poeta estaba separado del de su tercera esposa, Matilde Urrutia, junto a la que permanecía sepultado.

Según estas informaciones, el director del estatal Servicio Médico Legal (SML), Patricio Bustos, los restos fueron enviados a la sede del organismo en Santiago de Chile y algunas muestras podrían ser remitidas al extranjero para su análisis.

Bustos no precisó cuándo se sabrá si Neruda fue asesinado, aunque fuentes del organismo han señalado que los análisis podrían durar unos tres meses.

En las labores de exhumación, participaron cinco expertos del SML, cuatro peritos de la Universidad de Chile y cuatro expertos internacionales. Entre ellos, la toxicóloga estadounidense Ruth Winecker y tres españoles, el toxicólogo Guillermo Repetto, el cirujano Aurelio Luna y el médico forense Francisco Etxeberría, que también participó en 2011 en la exhumación del presidente chileno Salvador Allende.

Estuvieron también presentes tres observadores internacionales, además del presidente del Partido Comunista (PC), Guillermo Teillier; el abogado de esa formación, Eduardo Contreras; un sobrino del poeta, Rodolfo Reyes, y el antiguo chófer de Neruda, Manuel Araya.

Fue precisamente Araya quien en 2011 planteó por primera vez en una entrevista la posibilidad de que Neruda pudo ser asesinado, lo que llevó al Partido Comunista, al que el poeta pertenecía, a presentar en mayo de ese año una querella que dio pie a la investigación judicial.

Tras practicar diversas diligencias, el juez Mario Carroza, de la Corte de Apelaciones de Santiago, decidió en febrero que habría que desenterrar los restos del autor de “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” para esclarecer las causas de su muerte.

Según la versión oficial, Neruda falleció en una clínica privada de Santiago el 23 de septiembre de 1973, doce días después del golpe de Estado de Augusto Pinochet (1973-1990), debido al cáncer que padecía desde hacía años.

Sin embargo, Manuel Araya sostiene que su muerte se debió a una inyección que le pusieron ese mismo día, en vísperas de un viaje que le debería haber llevado al exilio a México, donde se podría haber convertido en un azote para el régimen militar.

Neruda “era una figura muy peligrosa para Pinochet por todo el prestigio internacional que tenía”, dijo a Efe Araya, que ahora reside en la localidad costera de San Antonio, a pocos kilómetros de Isla Negra.

En la indagatoria sobre el poeta, el juez Carroza se ha topado con que ninguno de los tres centros hospitalarios en que Neruda fue atendido durante 1973 conservan sus informes médicos, pese a que la ley obliga a guardarlos durante 40 años.

Además,”ahora hay dudas respecto de la real identidad del médico que habría inyectado un fármaco (dipirona) al poeta, supuestamente para aliviarle el dolor aquel domingo”, declaró a Efe el abogado Eduardo Contreras.