Año XIX - Madrid, Lunes 19 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

POLÍTICA Chile

El partido de Lagos hace autocrítica tras la derrota de la Concertación en las presidenciales

Americaeconomica.com / 19-01-2010
El Partido por la Democracia fundado por Ricardo Lagos, presidente de Chile durante seis años, ha hecho balance tras la victoria de Sebastián Piñera en las elecciones presidenciales del pasado 17 de enero. Fuentes oficiales de este partido han asegurado a Americaeconomica.com que los errores cometidos por los partidos de la Concertación han provocado que Frei no consiga los apoyos suficientes para ganar. Pese a todo el Partido Socialista y el Partido Democrático Cristiano no han querido hacer declaraciones al respecto.

Tras la amarga derrota de la izquierda en Chile, después de 20 años en el poder, el Partido de centro- izquierda de Lagos, de gran importancia en Chile por tratarse del primer partido de la democracia tras la dictadura de Pinochet ha sacado sus conclusiones a partir de los resultados de las presidenciales. Mientras que el partido de Frei, Partido democrático cristiano y el Partido Socialista, de la actual mandataria chilena, Michelle Bachelet, han querido guardar silencio.

Según fuentes consultadas por este diario el problema es el desgaste de la Concertación ha sido la falta de renovación de los partidos de izquierda, que no se presenten candidatos nuevos y que no se hayan producido los cambios que habían prometido a la población. La gente si se ha sentido identificada con los ideales de los partidos y ha buscado el cambio en el partido contrario perdiendo así el miedo a la derecha que se tenía cuanto terminó la dictadura de Pinochet.

Por otra parte la escisión de Marco Enriquez Ominami del Partido Socialista y su presentación a la elecciones como candidato independiente al no sentirse identificado con la postura de la coalición de izquierdas perjudico mucho a Frei y dejaba patente que las directrices de su partido se habían quedado obsoletas.

En la segunda vuelta de las presidenciales Ominami no quería significarse con ninguno de los dos candidatos, ni con Piñera ni con Frei. Finalmente dio su apoyo de manera oficial a la Concentración para impedir que la derecha llegara al poder. Este apoyo llegó demasiado tarde a pasear de que se consiguiera un empate técnico.