Año XIX - Madrid, Viernes 16 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

EL CAFÉ DE LAS ARTES Chile

Javiera Mena

Rafael Alba / 10-12-2014
Atrevido desde la portada, el último disco de Javiera Mena, titulado ’Otra Era’ , se ha colado en todas las listas de lo mejor del año, versión música moderna en el universo latino. Quizá porque en estos tiempos, en los que el electropop es la tendencia dominante, se le reconoce el ‘pedigrí’.

Hay en el álbum muchas canciones interesantes en lo musical y relevantes en los textos, aunque el resultado sea un poco demasiado ‘serio’ para mi gusto. No obstante, esa opinión no parece ser compartida en absoluto por los ‘blogeros’ del indie latino, que consideran este trabajo la obra cumbre de la artista.

Lo que sí es verdad, desde mi punto de vista, es que este álbum, el cuarto en la trayectoria de Javiera, puede ser el mejor que haya hecho hasta ahora. Y también el más sincero, aunque algunas revelaciones, como las relacionadas con su orientación sexual, no hayan sido del todo bien recibidas por una parte del público.

Pero, posiblemente, ese mismo rechazo convierte a Javiera en una estrella aún más fulgurante. Ese parece ser el signo de unos tiempos, marcados por el consumo rápido de la música y el triunfo de la imagen que hace años lo acapara todo. Y en ese territorio, la provocación puede volver a ser un arte.

Y Mena parece haber jugado fuerte en este campo. Desde la portada explicita, a algunas de las temáticas abordadas en las canciones que algún crítico ha definido como “temas que apuntan directamente a la entrepierna”.

Esto es pop comercial al fin y al cabo, con todo lo malo y lo bueno que la música de este género suele contener. Y muy recomendable.

Digno, bien hecho y con pretensiones artísticas. Recomendable también por sus imperfecciones. Como el hecho de no haber apostado por correr también riesgos en la producción y los arreglos. Pero todo se andará.