Año XIX - Madrid, Domingo 18 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

ENERGIA Chile

Codelco impulsa la primera planta de energía solar en Sudamérica

Americaeconomica.com / 09-12-2010
La empresa chilena del cobre, Codelco, desarrollará la primera planta industrial solar en América del Sur en el desierto de Atacama. La iniciativa estará a cargo de la empresa española Solarpack. El proyecto entrará en funcionamiento en un año y será la primera planta fotovoltaica industrial del subcontinente.

Se calcula que la planta genere un megavatio, esta cantidad de energía abastecerá a las instalaciones de la División Chuquicamata de Codelco. Proporcionaría suministro eléctrico a unos 5.000 hogares.

Ocupará una superficie máxima de 6,25 hectáreas y supone la instalación de 4.080 módulos de silicio, soportados por una estructura de seguimiento de un eje, y que mediante un sistema de gran precisión, dichos módulos realizarán diariamente un movimiento simétrico este-oeste, siguiendo la trayectoria del sol. Además, será la primera instalación fotovoltaica en el mundo que se construya sin la necesidad de ningún refuerzo que la apoye.

Para el gerente general de la División Chuquicamata de Codelco, Julio Aranis, la planta es "un muy buen ejemplo de energías limpias y renovables. Además, es una acción simbólica que nos aventura a seguir pensando en horizontes sustentables para nuestro centro de trabajo Chuquicamata. Creemos que estamos en el camino correcto".

El Gobierno de Sebastián Piñera encargó a la empresa Solarpack de España, país pionero en la energía solar, la construcción y el manejo de la planta. La compañía española está considerada como una de las 10 mejores en su sector. El director de Solarpack Chile, Jon Segovia, señaló que esta instalación se convierte en la primera planta de esas características construida en Sudamérica.

La iniciativa implicará una reducción de emisiones de 1.680 toneladas de dióxido de carbono (CO2) al año y su impacto ambiental es mínimo, ya que no generará emisiones de ningún tipo y prácticamente no requiere de agua para su funcionamiento.

Se trata de una energía eléctrica muy predecible en cuanto a su generación, más aún en el norte de Chile, una de las zonas de mayor radiación del planeta, cercana a los 2.500 kilovatios hora por metro cuadrado al año.