Año XIX - Madrid, Viernes 16 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

MERCADOS Y FINANZAS Chile

Santander gana 110 millones con la venta del 1,9% de su filial chilena

Americaeconomica.com / 17-02-2011
El Banco Santander ha logrado una plusvalía de 110 millones de euros con la venta del 1,9% de su filial en Chile por un total de 291 millones de dólares (214,2 millones de euros), según ha comunicado hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Estas plusvalías irán destinadas íntegramente a aumentar las reservas. La entidad que preside Emilio Botín ha explicado que la participación de Santander Chile se ha vendido íntegramente entre inversores institucionales, de los que el 60% son inversores chilenos.

La venta se cierra un mes después de que la matriz anunciara su intención de desprenderse de esta participación en Chile, operación que se inscribe en la estrategia del Grupo Santander de mantener el control del 75% del capital social de su filial chilena. Santander Chile es el mayor banco por activos del país.

Estas inversiones en Brasil vinieron antecedidas de una colocación en el mercado de una emisión de deuda a dos años por un importe de 1.750 millones de euros, con un cupón del 3,75%. Los bancos colocadores de la emisión fueron Bank of America Merrill Lynch, HSBC, Natixis y el propio Banco Santander. El vencimiento tendrá lugar el 28 de febrero de 2013 y los títulos han recibido un rating de ‘AA2’ por Moody’s, ‘AA’ por Standard & Poor’s y ‘AA’ por Fitch.

La colocación se realizó a un tipo de interés de ‘midswap’ más un diferencial de 173 puntos básicos. Este precio es ligeramente inferior al de las últimas emisiones realizadas en España por BBVA (200 puntos básicos), Banco Popular (270 puntos) o el propio Santander (225 puntos básicos), lo que refleja la relajación del mercado de deuda.

La demanda de los inversores provocó un aumento de la colocación final de deuda respecto a la prevista, que no superaba los 1.000 millones de euros.