Año XIX - Madrid, Viernes 16 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Chile

MERCADOS Y FINANZAS Chile

El Banco Central de Venezuela vuelve a enfurecer a los twitteros

Americaeconomica.com / 28-02-2011
Venezuela vive en medio de una guerra de cifras económicas. Su Banco Central (BCV), que la pasada semana fue duramente criticado por un grupo de 26 economistas del país, ha vuelto a salir en defensa de la gestión del ejecutivo de Hugo Chávez. En esta ocasión, su director, Nelson Merentes, ha asegurado que la tasa de inflación ha sido rebajada en un 30% anual con respecto a la registrada por gobiernos anteriores. En la red de microblogging Twitter, los internautas consideran que este es uno más de los datos manipulados por la institución.

Las estadísticas son claras. En los últimos seis años, el costo de la canasta básica de alimentos se ha incrementado un 306% en Venezuela, según Instituto Nacional de Estadística (INE). La inflación es un problema estructural en el país dirigido por Hugo Chávez. Sin embargo, el economista Asdrúbal Oliveros, en declaraciones a Americaeconomica.com, considera que el Gobierno, con sus políticas económicas, no favorece su control. Las dificultades diarias para las capas más desfavorecidas de la sociedad seguirán ampliándose. El Banco Central de Venezuela avanza que los precios van a mantener su ritmo creciente en los próximos años.

El Gobierno de Hugo Chávez mantiene que la elevada inflación que registra Venezuela anualmente es una cuestión estructural. Es decir, justifica su falta de acierto a la hora de frenarla argumentando que nada se puede hacer. Asdrúbal Oliveros, director de Econanalitica, no lo tiene tan claro. “La inflación venezolana tiene mucho de estructural. El país tiene una economía volátil con una excesiva dependencia del petróleo y de sus variaciones de precio. A su vez, como costumbre que se repite históricamente, cuando hay bonanza económica los equilibrios fiscales se exacerban, mientras que cuando la situación económica es peor, hay que hacer duros ajustes que no ayudan a controlar la inflación”, asegura.

En los últimos años, la tasa media de inflación anual se sitúa en torno a los 20%. Solo en 2001 esta cifra se situó en el 12%, la tasa más baja de los últimos años. Oliveros asegura que el Gobierno bolivariano “no cuenta con un programa” para frenar estas cifras. “No hay un Banco Central independiente, no hay una política fiscal responsable y el país tiene un grave problema de oferta por falta iniciativa privada, que se ha visto cuartada, entre otras cosas, por las nacionalizaciones, el control que el Gobierno ejerce sobre varios productos así como la falta de divisas”.

Eso es justamente lo que critican en Twitter los venezolanos disconformes con la política chavista y con la situación que está viviendo el BCV. Aseguran que la institución no está haciendo su trabajo y consideran que carece de la independencia política para realizarlo. Hay quien considera que los datos que aporta están vinculados siempre a periodos muy largo, que normalmente sobrepasan los 12 años que Chávez lleva en el poder y que dificultan la comprensión de la actualidad.

Sin embargo, Nelson Merentes, director del Banco Central de Venezuela, ha asegurado que “la inflación preocupa al Gobierno”. Tras defender la necesidad de devaluación del bolívar que llevó a cabo el pasado 30 de diciembre, consideró que la “inercia de los últimos años” es uno los principales problemas y avanzó que "es muy difícil por métodos tradicionales" combatirla y llevar la tasa a cifras lógicas. El titular del BCV confirmó que la institución calcula en un 3% la inflación de este año vendrá derivada de la devaluación del bolívar.

El director de Econalitica, por el contrario, ha querido dar sus recetas para manejar la elevada tasa de inflación. “Hace falta un plan claro. Es necesario reducir las políticas de cambio, estimular el sector privado para incrementar la producción y mejorar el ordenamiento de la ejecución fiscal. De lo contrario, soy escéptico con el control que el Estado ejerce sobre la inflación“, ha asegurado.

Lo cierto, y lo verdaderamente grave, es que las actuales alzas de precios revierten con más virulencia sobre los estratos más desfavorecidos de la sociedad venezolana. Oliveros recuerda que “la mayor inflación se centra en los alimentos y las bebidas no alcohólicas, que aumentaron sus precios en un 35%, muy por encima del 27% con el que cerró la general.” El economista considera que la ejecutiva de Chávez no está sabiendo aplacar esta circunstancia. “Los subsidios están bien, pero el Gobierno los aplicado con deficiencia. Los alimentos subvencionados no tiene buena distribución, son poco variados y la limitación de la cantidad que puedes adquirir no es lógica.”