PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Lunes 24 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Colombia

POLÍTICA Colombia

Las FARC: el resultado no pone en peligro el alto el fuego colombiano

Ander Cortázar / 03-10-2016
Miembros de las FARC

Miembros de las FARC

El resultado del referéndum colombiano ha despertado el miedo de quienes temen la vuelta a las armas de la guerrilla. Sin embargo, las FARC han asegurado a través de varios comunicados que su apuesta por la paz es decidida.
 
El máximo líder de la guerrilla, Timoleón Jiménez, "strong>Timochenko", ha reiterado desde La Habana que mantiene su voluntad de paz y su disposición de usar solamente “la palabra como arma de construcción hacia el futuro". Evidentemente ha lamentado el resultado de la consulta, pero ‘tranquiliza’ a aquellos timoratos de la vuelta a la confrontación militar.
 
A través de su cuenta de Twitter, “Timochenko” ha explicado en un minuto la opinión de las FARC y su apuesta por el proceso de paz.
 


 
La otra parte implicada en el acuerdo, el Gobierno colombiano, ha mantenido una posición similar a la de las FARC, garantizando que el proceso no se detendrá a pesar del resultado. Simplemente incluirá a un nuevo participante, la oposición liderada por el expresidente Álvaro Uribe, grandes ‘vencedores’ del referéndum de este domingo.
 
Juan Manuel Santos ha asegurado que "el alto el fuego seguirá vigente porque todos los colombianos, sin excepción, quieren la paz", y ha anunciado que mañana se trasladará a La Habana para reunirse con los delegados de las FARC.
 


 
Por su parte, Álvaro Uribe ha tomado esa palabra y ha negado que vaya a buscar romper el acuerdo. El expresidente ha detallado que en la nueva realidad política colombiana se buscará un consenso entre las fuerzas guerrilleras, el gobierno y la oposición.
 


 
Colombia abandona de esta manera el realismo mágico y se adentra en una nueva realidad política donde tres serán los actores que negocien por la paz. Un proceso que complica su resolución.