Año XIX - Madrid, Lunes 18 de Febrero de 2019
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Costa Rica

MERCADOS Y FINANZAS Costa Rica

El Gobierno de Costa Rica toma medidas contra los dólares ‘golondrina’

Americaeconomica.com / 17-01-2013

La presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, ha decidido declarar la guerra a los millones de dólares ‘golondrina’ que quieren entrar a Costa Rica para ganar dinero a través de la especulación.

Para evitar estos movimientos (son flujos de capital que llegan a un país durante poco tiempo para aprovechar las atractivas tasas de interés circunstancial de la moneda y luego salen “volando”) las autoridades han anunciado un plan de ataque que consiste en presionar las tasas de interés hacia la baja y reducir los márgenes de ganancias de ese capital extranjero en el sistema financiero.

El temor de las autoridades es que el exceso de dólares que acaban en el país, atraído por las altas tasas de interés y el tipo de cambio estable, acabe provocando desequilibrios y, a largo plazo, un incremento en los precios de los productos.

Ante esta inesperada llegada masiva de dinero ‘golondrina’, las autoridades costarricenses han pasado semanas reunidos para decidir qué hacer al respecto. La conclusión de todo esto ha sido, de momento, un modo de actuación y un proyecto de ley “urgente” al Congreso para la próxima semana.

Lo que desea conseguir este método de actuación es reducir las tasas de interés y lo hace al ordenar a los bancos estatales que en dos semanas fijen una metodología para poder tope al máximo de interés y que las entidades públicas coloquen sus nuevos depósitos solo en bancos estatales, y dejen de competir entre ellos.

Una vez que la ley entre en vigencia, el Gobierno de Costa Rica, tal y como apunta la prensa del país, realizará un decálogo con reglas a seguir. El vicepresidente, Luis Liberman ha advertido también que para discriminar los capitales legítimos de los especulativos, también los inversores deberán demostrar sus intenciones.