Año XIX - Madrid, Lunes 19 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Cuba

POLÍTICA Cuba

Cuba autoriza la compra de automóviles sólo a funcionarios y una vez cada cinco años

Americaeconomica.com / 28-09-2011
El Gobierno cubano ha modificado finalmente la regulación que permite a los cubanos comprar y vender automóviles. Dicho de esta manera, podría parecer que el libre mercado ha llegado a la Isla. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. La nueva normativa incorpora un sinnúmero de limitaciones.

La facultad de trasferir o incluso de donar automóviles ha sido ampliada a todo ciudadano. Es decir, cualquier cubano podrá vender un coche a otro cubano o incluso regalarlo si así lo considera oportuno. Por el contrario, los coches nuevos, los que salen de concesionarios dedicados a este comercio, estarán al alcance de muy pocos.

Únicamente los cubanos que obtengan sus ingresos en divisas o pesos convertibles gracias a "su trabajo en funciones asignadas por el Estado o en interés de éste", podrán adquirirlos. Pero también estos estarán limitados. Deberán obtener un permiso del Ministerio de Transporte, una autorización que se entregará solamente "una vez cada cinco años".

Situación esta que no deberán sufrir los extranjeros afincados en la Isla de manera temporal. Estos podrán comprar los autos en Cuba o importarlos, con un límite de hasta dos durante su estancia en la isla.

En cuanto a los coches que podrán transferirse o donarse, caben todos aquellos considerados antiguos así como los modernos que, durante los últimos años, han podido importar o comprar de segunda mano artistas y deportistas, así como médicos que han cumplido "misiones" oficiales en otros países, como Venezuela.

Los cubanos que emigren -unos 38.000 anuales que engrosan una comunidad de casi dos millones en Estados Unidos, España y otros países- podrán vender sus autos antes de marcharse o transferirlos a sus familiares.

Esta noticia fue adelantada por Americaeconomica.com, que reseñaba, como así ha ocurrido, que las limitaciones a la compraventa de coches iban a ser numerosas en la nueva legislación. Según fuentes de la Isla, Cuba no está preparada, por las malas condiciones de sus carreteras, para abarcar un tráfico rodado excesivo. Esto habría llevado a la dirigencia cubana a retrasar en lo posible un aumento exagerado de parque automovilístico.

Pero hay algo curioso. Los observadores políticos esperan conocer con más detalles las normas publicadas hoy. De la lectura de los teletipos que han aparecido, se desprende que el propio Raúl Castro, presidente cubano, si hubiese ahorrado su sueldo de los últimos 40 años a 1.000 pesos cubanos (31 euros) mensuales, apenas podría adquirir un Smart.