Año XIX - Madrid, Martes 20 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Cuba

INTEGRACIÓN Cuba

Raúl Castro recurre al ALBA para reflotar la economía

Americaeconomica.com / 15-12-2009
Venezuela y Cuba han vuelto a dar muestras de su gran alianza económica en la pasada Cumbre del ALBA. Hugo Chávez y Raúl Castro han aprobado unos 285 proyectos, equivalentes a 3.161 millones de dólares (2.158 millones de euros). Algunos observadores han asegurado a Americaeconomica.com que estos acuerdos son un 'apunte contable' por parte del Gobierno venezolano por el intercambio que realizan ambos países, que en el caso de la Isla es el envío de médicos y profesionales que efectúa el Ejecutivo cubano desde hace años.

De estos 285 proyectos, de los que se han firmado oficialmente 264, se incluyen la apertura de oficinas de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) en La Habana y una filial del Banco Industrial de Caracas, que ya se había anunciado hace un año pero hasta el momento no ha entrado en vigencia.

La oficina de PDVSA en la capital cubana controlará todo el movimiento de petróleo venezolano en el Caribe y será su centro de operaciones. Además, construirá una planta envasadora de lubricantes y un centro de almacenamiento de combustibles residuales en Cuba.

Una vez más otro de los acuerdos prevé la participación de PDVSA en la prospección de petróleo en las aguas profundas del Golfo de México y en la conclusión del proyecto de Cienfuegos, donde se construyó una refinería y se creará un conglomerado petroquímico.

Ambos países también han firmado como parte de este intercambio, al que ponen un precio por los sevicios y los bienes, un convenio por valor de 413 millones de dólares para que La Habana pueda comprar alimentos, calzado, ropa, neumáticos, juguetes, materias primas y materiales de construcción en Venezuela, con el fin de suplir importaciones de otros países.

Raúl y Chávez también han unido su experiencia, recursos y deseos de aumentar las fuentes de alimentos para sus países y otros del ALBA, a través del fomento de la pesca de alta mar, sin descuidar la acuicultura. Cuba llegó a tener una gran flota pesquera hasta fines de los años ochenta del siglo pasado, mediante la cual logró capturas de hasta 150.000 toneladas anuales.

La creación de una flota conjunta cubano-venezolana al amparo del ALBA también promete buenos beneficios, ya esbozados con los primeros dos buques atuneros, en actividad desde hace algunos meses.

Venezuela cuenta con el 51% de las acciones en manos de la Corporación Venezolana Agraria, mientras que el resto corresponde a la cubana Pescavante, cuyo objetivo incluye la construcción de astilleros en el país sudamericano.

Con la mira puesta en el rescate de la pesca de alta mar, Cuba y Venezuela apuestan por la obtención, con recursos mayoritariamente propios, de proteína de origen animal, en medio de grandes esfuerzos para sustituir importaciones y colaborar con la alimentación de otros pueblos de escasos recursos.

Además, el ministro de Economía venezolano, Alí Rodríguez Araque, ha anunciado que Cuba y Venezuela completarán su primera transacción comercial en la moneda virtual común conocida como SUCRE, que se han comprometido a adoptar los países de la Alianza Bolivariana para Nuestros Pueblos (ALBA), a finales de enero.

En 2001, cuando se creó la llamada comisión mixta Cuba Venezuela, Chávez y el entonces presidente Fidel Castro firmaron 17 acuerdos por valor de 30 millones de dólares.

Tanto Chávez como Raúl han coincidido en la necesidad de fortalecer los intercambios entre Cuba y Venezuela. Mientras, un poco antes de que se realizase la firma de estos convenios, Chávez se reunió con el líder cubano Fidel Castro.

En el plano económico y social, Raúl ha hecho un llamamiento a la integración para encarar la crisis económica internacional, al aplaudir logros de la alianza como la erradicación del analfabetismo en Venezuela, Bolivia y Nicaragua, y la Operación Milagro, programa que permitió devolver la vista a más de un millón de personas.

El ALBA, creada en 2003 a instancias de Cuba y Venezuela como contrapeso al Acuerdo de Libre Comercio de las Américas (ALCA), está integrado actualmente por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas y la propia Venezuela.