Año XIX - Madrid, Miércoles 21 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Cuba

MATERIAS PRIMAS Cuba

Repsol deja de buscar petróleo en Cuba tras gastarse 100 millones de dólares

Americaeconomica.com / 29-05-2012
Repsol ha abandonado sus proyectos en Cuba tras constatar que el primer pozo que ha explorado estaba “seco” y gastarse infructuosamente 100 millones de dólares (80 millones de euros), según datos de Associated Press. El presidente de la petrolera, Antonio Brufau, ha confirmado esta decisión en Madrid en una rueda de prensa para detallar el nuevo plan estratégico de la compañía.

“Lo razonable es que no tengamos más actividad en Cuba”, ha asegurado Brufau, para añadir que “no va a hacer ningún intento más” y desligar la decisión de la postura que adoptó el Gobierno de la Isla cuando apoyó la expropiación de YPF.

Repsol contrató la plataforma Scarabeo 9, construida en astilleros chinos por encargo de la italiana Eni, el año pasado. Las labores de exploración comenzaron a finales de enero en las aguas cubanas del Golfo de México, en su Zona Económica Exclusiva (ZEE), y hace un par de semanas anunció que las labores no habían tenido éxito.

Según los medios especializados, la compañía española ha pagado al día medio millón de dólares por el alquiler de esta plataforma, la única en el mundo que cumple con las normas de seguridad de EEUU.

Scarabeo 9 tenía previsto perforar seis bloques de suelo marino cedidos temporalmente por Cuba a Repsol en virtud de un acuerdo firmado en 2000. La compañía española había arrendado 4.500 kilómetros cuadrados de la ZEE compartidos con la noruega Statoil-Hydro (30%) y la india ONGC (30%).

Ahora, según ha apuntado Brufau, la plataforma está en manos de Petronas, con sede en Malasia, que tiene adjudicados cuatro bloques y que lidera el consorcio en el que también se encuentra la rusa Gazprom.

Repsol afirma que ha paralizado el proyecto porque no ha encontrado petróleo, pero algunas en el sector algunas voces atribuyen la decisión a las dificultades asociadas al embargo comercial de EEUU. De hecho, desde que la compañía española hizo públicos sus planes en Cuba, han sido varios los congresistas y senadores estadounidenses, tanto republicanos como demócratas, los que han exigido a la Casa Blanca que ejerciera presión sobre Repsol e incluso sobre el Gobierno español para que la compañía desistiera de hacer negocios con la Isla.

En público, los críticos estadounidenses a los planes de Repsol en Cuba usaban argumentos medioambientales, sobre todo después del desastre ecológico que provocó BP en el Golfo de México. Pero el proyecto de Repsol ha preocupado y mucho a una parte del lobby petrolero estadounidense, la más ligada a Halliburton, que veía con impotencia como se le podían escapar unos yacimientos que siempre ha considerado suyos.

Repsol llevó a cabo sondeos en la zona en 2004 junto con Cupet, la petrolera estatal cubana. Los resultados fueron positivos y se encontraron reservas de alta calidad, aunque sin la viabilidad necesaria para comenzar la explotación comercial. Hasta la fecha, esta ha sido la única prueba material de la existencia de petróleo en aguas profundas.

Dos años más tarde, se asoció con la noruega Statoil y con una filial de la india Oil and Natural Gas para explorar nuevos bloques, pero el proyecto se paralizó.

Las sanciones, que duran ya 48 años, limitan la tecnología estadounidense que puede ser usada. Además, las empresas con intereses en la primera potencia económica (entre ellas Repsol) temen sufrir represalias si operan en Cuba.

El Servicio Geológico de EEUU cree que los yacimientos marítimos de Cuba contienen unos 4.600 millones de barriles de petróleo y 9,8 billones de pies cúbicos de gas natural, aunque los geólogos cubanos son más optimistas. La Habana calcula que tiene unos 20.000 millones de barriles de petróleo en las aguas del Golfo de México que colindan con la zona estadounidense y mexicana