PUBLICIDAD
Año XIX - Madrid, Viernes 21 de Septiembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Cuba

Politica Cuba

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba habilita una web a tales efectos

Cuba invita a sus emigrantes participar en la reforma constitucional
Americaeconomica.com / 03-09-2018
Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex)

Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex)

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba (Minrex) ha habilitado una página web a través de la cual invita a los emigrantes a participar en su proceso de reforma constitucional; si bien, como había anunciado, Ernesto Soberón, director de Asuntos Consulares y de la sección de cubanos residentes en el exterior, solo se tomarán en cuenta "los criterios que apoyen a la Revolución".


De esta forma, la participación de los alrededor de 1.400.000 cubanos dispersos a través de unos 120 países, se limita a aquellas propuestas que las autoridades cubanas consideren que pueden "contribuir a mejorar la Constitución socialista". Un paso, que no obstante, el Gobierno del país caribeño cree que continúa "el proceso de acercamiento con la diáspora".


En esta línea, Soberón ha señalado, según declaraciones que recoge Prensa Latina, que "mientras mayor sea la participación en Cuba y en el exterior, mayor será el éxito de este proceso, porque la construcción de una nueva carta magna requiere la intervención de muchos saberes".


Y lo cierto es que el proceso que se abre ahora de cara al exterior está en sintonía con el proceso de consultas que se realiza dentro de la Isla para recoger las opiniones sobre el proyecto de reforma constitucional y que culminará con un referéndum que someterá a aprobación la propuesta de reforma constitucional, el próximo 24 de febrero de 2019.


Pero, como recoge la web 14 y Medio, en la diáspora cubana la propuesta del Gobierno ha sido acogida con recelo por parte de muchos movimientos y rechazada por representantes del exilio histórico. Así, los sectores 'más duros' del exilio cubano consideran que se trata de un intento de dar legitimidad a un proceso en el cual se excluye a los cubanos que disienten de la política oficial.