Año XIX - Madrid, Domingo 18 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre Cuba

POLÍTICA Cuba

El volumen del comercio exterior de Cuba se contrajo un 37% en 2009

Americaeconomica.com / 10-06-2010
En el año 2009, el volumen del comercio exterior de Cuba se contrajo un 37%, según las cifras oficiales que publica la Oficina Nacional de Estadísticas del país. Sobre todo como consecuencia de la caída de las importaciones, que sumaron sólo 7.430 millones de euros en 2009, tras haber ascendido a 11.870 millones de euros durante el ejercicio anterior. La falta de liquidez del Estado para hacer frente a los pagos está detrás de este drástico recorte que el equipo de Raúl Castro enmascara tras un eufemismo de política económica.

Según el mandatario cubano, se reducen las importaciones para reducir a su vez el déficit comercial y el de la balanza por cuenta corriente. Es obvio que este efecto se consigue, pero la escasez de suministro y el aumento de la tensión social que se deriva de la situación es un precio muy alto. Algunos diplomáticos europeos piensan que los cubanos aún no han empezado a reclamar el pago de esta factura y que, quizá, el régimen castrista no pueda abonarla cuando estas peticiones empiecen a mezclarse con la creciente desesperación de una población golpeada en exceso.

La paradoja estadounidense. En un año como 2009, en el que se produjo un drástico recorte del comercio exterior cubano, EEUU consolidó su posición como quinto socio comercial de Cuba. Con dos cuestiones añadidas, el recorte a sus importaciones fue inferior al experimentado por los cuatro países que le preceden en la tabla y, sobre todo, la Isla no ha dejado nada a deber a estos suministradores ya que está obligada por ley a abonar los productos en efectivo antes de ser desembarcados.

Además, en este comercio exterior sólo existe una dirección posible, que la Isla adquiera productos agroalimentarios en EEUU, las exportaciones están prohibidas por las leyes que fijan el embargo. De hecho, este floreciente comercio se basa en una excepción humanitaria aplicada en el año 2000 a esta regulación tras los devastadores efectos que tuvo en todo el Caribe el huracán Michelle. En definitiva, según las estadísticas oficiales cubanas, el pasado año, Cuba adquirió alimentos a proveedores estadounidenses por valor de 563,268 millones de euros, un 30% menos que los 802,901 millones de euros del año anterior.

La crisis de liquidez que sufre Cuba ha tenido también un impacto devastador sobre las compras de suministros que realiza en países que son sus tradicionales socios estratégicos e incluso, algo más. Así, las importaciones procedentes de Venezuela se han reducido un 35,7%, las que vienen de China un 33,5%, las que llegan de España un 36,40% y las de Canadá un 48,59%. A pesar de las rebajas estos países son aún los cuatro mayores socios comerciales de la Isla. Eso sí, a diferencia de EEUU, que ocupa el quinto lugar en el ranking, según fuentes empresariales con interés en la mayor de las Antillas más de dos tercios de lo comprado aún no ha sido desembolsado por completo.

Otras fuentes, paraoficiales en este caso, califican de exagerado el dato, aunque reconocen problemas y retrasos en liquidaciones que han llegado a girarse a más de 360 días. Los diez primeros puestos de la lista de naciones importadoras se completan con Brasil, Italia, México, Alemania y Holanda.

Evidentemente, la crisis económica mundial también pasó factura a las exportaciones cubanas que se redujeron en un 21,43%, por falta de interés de los compradores internacionales, fundamentalmente, aunque, en algunos productos concretos, como el níquel, se ha padecido también la volatilidad de los precios en los mercados de las materias primas y en otros rubros se notaron las dificultades de Cuba para cumplir con sus metas de producción previstas.