Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre EEUU

MERCADOS Y FINANZAS EEUU

Piano, piano...

Americaeconomica.com / 09-08-2011
El parqué neoyorquino recuperó hoy el aliento y registraba hoy las subidas más abultadas del año tras sufrir ayer la mayor caída diaria desde finales de 2008, en la que se esfumaron un billón de dólares en capitalización bursátil. Las cifras macro y, sobre todo, la esperanza en que el presidente de la Fed, Ben Bernanke, pueda anunciar una suerte de QE2.1 animan a los inversores a retomar las compras. Las subidas de Wall Street consiguieron minimizar e incluso borrar las fuertes pérdidas de Europa, que llegaron en algunos casos, como el de la Bolsa alemana, a superar el 7% en los primeros compases de la negociación.

La especulación desatada y fuera de control sigue siendo la tónica predominante del mercado. La Bolsa española cerró la sesión con un descenso del 0,4%, mientras que la británica y francesa repuntaron un 1,5%. La alemana perdió un 0,2% y la italiana se anotó un avance del 0,5%.

Al cierre de esta edición los principales indicadores de Wall Street registraban subidas más pronunciadas. El Dow Jones se anotaba una revalorización del 1,74%, mientras que el S&P repuntaba un 2,4% y el Nasdaq, que ayer fue la más castigada, poco más del 3%.

Los bonos soberanos a diez años se mantienen por segunda sesión consecutiva en su precio más alto desde marzo de 2009. La posibilidad de que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, anuncie esta misma tarde nuevas medidas de flexibilización económica para evitar el frenazo de la recuperación en EEUU reduce la rentabilidad de sus papeles senior hasta el 2,39%.

En este complicado escenario, los bonos soberanos europeos aportaban algo de optimismo a los mercados, con la prima de riesgo de los papeles españoles, italianos, irlandeses, griegos y portugueses descendiendo, a la par que sus respectivas rentabilidades. Así, el bono español a diez años ofrecía un 5% de rendimiento, por debajo del 5,1% de la deuda italiana con el mismo vencimiento. Los bonos de Irlanda lograban desvincularse del 10% y cotizaban al 9,95%, mientras que los lusos abandonaban el terreno del 11% (10,53%). En Atenas, los papeles soberanos del Tesoro heleno ofrecían a los inversores un 15,04% de rentabilidad. En este contexto, el bund alemán continuaba su descenso hasta el 2,28%.

En el mercado de divisas, el euro se compraba por 1,4224 dólares, mientras que la moneda estadounidense se canjeaba por 77,24 yenes japoneses. La onza de oro rozaba los 1.739 dólares por unidad, y el barril de Brent perdía el umbral de los 100 dólares.