Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre EEUU

MERCADOS Y FINANZAS EEUU

Hoy por tí...

Americaeconomica.com / 10-08-2011
Las grandes agencias de calificación, acusadas cada vez con mayor intensidad por buena parte de la sociedad de colaborar activamente en el agravamiento de la crisis financiera, han destinado grandes cantidades de dinero en los últimos dos años a donaciones que han sido enviadas a los congresistas estadounidenses; tanto republicanos como -sobre todo- demócratas.

La agencia de rating que más ha invertido en convertir Washington en una galería de sonrisas ha sido Moody´s. Esta calificadora, cuyo mayor accionista es el magnate Warren Buffet, ha duplicado el gasto en donaciones entre el año 2008 (cuando, tras la caída de Lehman Brothers, la clase política comenzó a barajar la posibilidad de aumentar la presencia de los reguladores en los mercados) y el 2010. Precisamente, el año pasado gastó 1,5 millones de dólares y en el primer semestre de 2011 ya ha invertido 610.000 dólares (unos 425.000 euros).

No muy atrás se queda Standard & Poor´s, la agencia que rebajó recientemente la calificación de la deuda estadounidense. La calificadora del grupo editorial McGraw Hill (cuyo segundo mayor accionista es un importante hedge fund) destinó en el primer semestre de este año 600.000 dólares (418.000 euros) en donaciones a políticos. Por su parte Fitch Ratings ya ha donado, en lo que va de año, todo lo que donó a lo largo del año 2008: unos 250.000 dólares (176.100 euros). En 2010, esta agencia concedió 440.000 dólares (306.500 euros). No obstante, Fitch es una calificadora europea, y de ahí su menor implicación con la clase política estadounidense.

Estas cifras son, por ejemplo, superiores a las del mayor fondo de inversión en deuda soberana del mundo, el estadounidense (aunque está participado por la aseguradora alemana Allianz) Pimco: 210.000 dólares (146.245 euros) en lo que va de año. Por el contrario, el banco más rentable de la historia de Wall Street, Goldman Sachs, ha donado en el primer semestre de 2011 unos 2,4 millones de dólares a la clase política estadounidense.

Los estudios elaborados por varios think tanks, entre los que destaca Center for Responsive Politics, señalan que las donaciones de, por ejemplo, McGraw Hill han estado relacionadas de un modo u otro con asuntos como el de una mayor revisión de la labor que ejercen las agencias de rating en los mercados o con las discusiones vinculadas a la nueva regulación Dodd-Frank, que busca impulsar la transparencia en el entramado financiero estadounidense.

No es la única. Este think tank también señala que las donaciones de Moody´s se pueden asociar a políticos que han estado involucrados en esta clase de debates que, en teoría, buscan mejorar el funcionamiento de los mercados aumentando el escrutinio de los reguladores sobre elementos tan polémicos como, precisamente, las propias calificadoras.

Tanto McGraw Hill como Moody´s han negado que su política de donaciones y las supuestas repercusiones de éstas hayan tenido nada que ver con las decisiones de sus analistas a la hora de otorgar una nota u otra a un producto financiero. En ambos casos, y ante estas acusaciones, se ha destacado la independencia de sus equipos de análisis cuando se adopta una decisión sobre un rating en particular.

En cualquier caso, esta polémica surge poco después de que la clase política estadounidense haya decidido investigar la última decisión de Standard & Poor´s de quitar la máxima calificación -AAA- a la deuda de EEUU. Para muchos congresistas, este movimiento fue "irresponsable". Otros adoptan una postura más dura y exigen que se prohíban las donaciones de las calificadoras para que éstas no tengan presencia en el rol político de la primera potencia del mundo. En EEUU las donaciones a los congresistas y partidos políticos son legales.

Según el portal MarketWatch.com, la mayoría de los congresistas que se han beneficiado del dinero concedido por Moody´s, Standard & Poor´s y Fitch pertenecen al Partido Demócrata.