Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre EEUU

POLÍTICA EEUU

Tu lucha es la mía...

Americaeconomica.com / 22-11-2011
Los indignados de EEUU han convertido la lucha de los latinos en uno de los motores del movimiento. En Alabama se ha aprobado una polémica ley, que es tildada de racista, en la que se persigue literalmente a los inmigrantes indocumentados para expulsarlos.

En concreto, el movimiento ‘Ocuppy Chicago’ reivindica que la lucha de los latinos que viven es también la suya y han apoyado una nueva iniciativa de inmigrantes mexicanos en Chicago. La ley del estado de Alabama sobre inmigración, que esta implantada en otros tres estados, ha creado una oleada de indignación entre los latinos de todo Estados Unidos.

“Los inmigrantes latinos somos parte de 'Occupy Chicago' como integrantes del 99 por ciento de la población que tiene menos, pero con demandas propias", dijo a Efe el activista comunitario Jorge Mújica.

La ley de Alabama condena como delito no portar documentos que indiquen ciudadanía o residencia legal, ordena a la policía verificar el estado migratorio de cualquier persona que sea detenida si se sospecha que esta es un inmigrante indocumentado, y obliga a los empleadores utilizar E-Verify para comprobar el estado de los posibles empleados, entre otras acciones.

También se han aprobado leyes migratorias en Arizona, Georgia y Carolina del Sur, que según Hernán Prado, creador de la Asociación Latinoamericana de Alabama, son los estados más pobres del país, y que “para desviar los problemas económicos han utilizado esta leyes, afirmando que la falta de empleo se debe a los inmigrantes indocumentado, y para ello van a retirar la mano de obra ilegal, para dársela a los ciudadanos estadounidenses”.

El problema reside en que los latinos que se marchan de estos cuatros estados no se van del país, sino que se van a otros estados, por lo que el ‘problema’ que plantean los gobernantes no se resolvería, ya que la mano de obra ilegal no se va del país.

“El presidente estadounidenses, Barack Obama está muy limitado, podría haber hecho algún cambio, pero legalmente está haciendo lo que puede hacer2, asegura Prado, asegurando que lo que se debería hacer sería una reestructuración de las leyes de inmigración, “pero esto no va a ocurrir antes de las elecciones –que serán en noviembre de 2012-“.

Según The Washington Post, el Gobierno de Obama, considera presentar demandas contra Utah, Georgia e Indiana por sus leyes de migración, así como una segunda contra Alabama. Ésta última deriva de la negativa del estado a entregar información con la que el gobierno federal busca determinar los alcances de su ley de migración.