Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre EEUU

MERCADOS Y FINANZAS EEUU

EEUU compra bonos cubanos

Americaeconomica.com / 29-10-2012
Los fondos de capital riesgo estadounidenses se desmelenan con la deuda cubana.

En las últimas semanas los 'hedge funds' británicos y estadounidenses se han lanzado a comprar deuda cubana subvalorada, en un movimiento inédito hasta ahora. Un movimiento que, según algunos observadores, podría estar relacionado con la percepción de que se acerca un cambio inminente en el sistema político de Cuba.

Se trata de títulos vencidos que cotizan a unos seis centavos de dólar por dólar nominal, según los precios medios registrados en Exotix Limited, una 'boutique' de inversión especializada en esta clase de bonos. Papeles que, por sus propias características, no suelen negociarse demasiado excepto en momentos puntuales, pero la tendencia actual es tan acusada que ha llamado la atención de algunas agencias informativas especializadas.

De hecho, algunos 'brokers' comparan este movimiento con el que efectuaron hace unos años los especuladores financieros poco antes de que EEUU se hiciera cargo del Gobierno de Irak, lo que suponía, al menos teóricamente, que Washington buscaría un acuerdo con los tenedores de bonos iraquíes que permitiera, a medio plazo, el regreso de este Estado a los mercados de capitales.

El negocio es sabroso, porque si en el caso de Cuba los propietarios de esta deuda llegan en algún momento a un acuerdo de compensación con La Habana, podrían obtenerse entre 26 y 49 centavos por título, cifras que supondrían unas rentabilidades situadas entre el 180% y el 512%.

Distintas informaciones aparecidas estos días en algunas webs especializadas hablar de cerca de diez 'hedge funds' de Londres como participes de esta oleada compradora de deuda cubana vencida. Y también de los representantes de una gran fortuna privada como destacados compradores de estos títulos.

Según un informe de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, citado por Exotix, en total habría títulos de deuda vencidos por un valor total de 3.200 millones de dólares. La mayoría emitidos en la década de los setenta y denominados en marcos alemanes, una moneda ya desaparecida, yenes, dólares canadienses y francos suizos.

También hay una pequeña cantidad, citada por The Wall Street Journal, de bonos en dólares estadounidenses, unos 52 millones en total que fueron colocados antes del triunfo de la revolución que suelen ser denominados como 'batistas' en el circuito, en 'honor' del dictador derrocado por los hermanos Castro.

Los reiterados rumores del empeoramiento de la salud de Fidel que, en otras ocasiones, fueron el detonante de un cierto repunte en la compras de estos bonos no parecen tener influencia ahora en este último 'rally', según algunas fuentes consultadas. Sobre todo, porque Raúl y su entorno parecen asentados en el poder, con lo que el fallecimiento del Viejo líder no daría lugar inmediatamente a un cambio, como antes se pensaba.

De modo que, a tenor de los volúmenes que se mueven ahora, partiría, como explicábamos al principio de este artículo, de una apuesta en toda regla por un cambio en el poder cubano.

O por un acuerdo de levantamiento del embargo con compensaciones incluidas. Una opción que muchos empiezan a considerar como más que probable si Barack Obama vence en las próximas elecciones presidenciales de EEUU.

Quizá por eso, los movimientos en este peculiar mercado se han visto acompañados también por la reclamación presentada por una reclamación presentada ante el Tesoro del país norteamericano por Nathan Sandler, fundador de Ice Canyon, un hedge fund californiano, que aspira a conseguir una excepción del embargo para comprar deuda cubana.

Argumenta que EEUU se verá beneficiado en una posible negociación internacional con La Habana si hay instituciones del país que figuran como tenedores de bonos y pueden sentarse a la mesa en igualdad de condiciones con el resto de los propietarios de estos papeles.