Año XIX - Madrid, Martes 20 de Noviembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre EEUU

Politica EEUU

La Casa Blanca amenaza con vetar el proyecto

El tema migratorio provoca serias fisuras en el Senado de EEUU
Americaeconomica.com / 16-02-2018
La Casa Blanca

La Casa Blanca

La reciente profusión de propuestas migratorias ha crewado serias  fisuras en el Senado estadounidense, en el que se debatieron sin éxito varios proyectos sobre seguridad fronteriza y el programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).


Los republicanos buscan nuevas alternativas después que una serie de enmiendas fueron rechazadas la víspera, lo que deja poco tiempo para actuar antes del 5 de marzo, fecha a partir de la cual pudieran enfrentar la deportación casi un millón de indocumentados traídos aquí por sus padres cuando eran niños.


El Senado comenzó esta semana el debate sobre la reforma migratoria con el fin de resolver la situación de estos y otros jóvenes, pero sus integrantes no lograron ponerse de acuerdo en ninguna de las iniciativas presentadas.


Entre los nuevos proyectos está ahora el del senador John Thune, que incluye la extensión indefinida del DACA a cambio de 25.000 millones de dólares para el reforzamiento de la seguridad fronteriza.


Los del partido rojo evalúan otras ideas nuevas después que la legislación construida sobre las bases de los llamados pilares de Trump obtuvo apenas 39 votos ayer, menos que las otras dos, en momentos en que el mandatario y el Departamento de Seguridad Interior se empeñan en rechazar cualquier medida que no incluya sus principales objetivos en el tema.


Otra pieza legislativa estuvo cerca de ser aprobada, aunque solamente incluía la regularización de los llamados soñadores y los fondos para el muro, con 54 votos a favor y 45 en contra, por lo que no obtuvo el mínimo de 60 sufragios necesarios para seguir adelante.


Trump acusó ayer a los demócratas de alinearse con un sector extremista al bloquear su propuesta, que según él apoya la mayoría de los estadounidenses, y pidió a todos los integrantes de la Cámara alta votar por una medida auspiciada por el senador republicano Chuck Grassley, presidente del Comité Judicial, con un lenguaje muy cercano a lo que demanda el gobernante.


A través de su cuenta en la red social Twitter, también calificó de catástrofe la variante bipartidista elaborada por 16 legisladores porque a su juicio socavaría el cumplimiento de las leyes y otorgaría una amnistía gigantesca a muchos criminales peligrosos.


Además el gobernante se queja de que el texto 'no prevé la construcción del muro en la frontera con México, mantiene la lotería de visas y prohíbe la persecución incluso a los futuros inmigrantes'.


La Casa Blanca amenazó la víspera con vetar un proyecto bipartidista elaborado en ese hemiciclo, porque el documento, de ser aprobado, socavaría la seguridad de las familias estadounidenses y provocaría un flujo de nuevos indocumentados en los próximos meses.


El plan logrado mediante consenso por 16 senadores demócratas y republicanos protegería de la deportación a casi dos millones de jóvenes inmigrantes conocidos como soñadores, y a cambio asignaría además 25 mil millones de dólares para reforzar las fronteras.


Este acuerdo fue elaborado por un grupo de legisladores que el diario The Hill califica de centristas, quienes no acogen del todo la idea de eliminar el proceso migratorio basado en las reclamaciones por parte de familiares residentes en la nación norteña, como también exige el mandatario.

Sin embargo, impediría a los beneficiados por el DACA auspiciar la regularización migratoria de sus padres.


Por otra parte, el Senado bloqueó una medida auspiciada por el republicano John McCain y su colega demócrata Christopher Coons que no incluía financiamiento para el muro en la frontera con México, un requisito exigido por Trump.


Esta enmienda, una de las cuatro en discusión, obtuvo 52 de los 60 votos que necesitaba para salir adelante, mientras 47 legisladores se pronunciaron en contra.


La iniciativa McCain-Coons daría una posibilidad para obtener la ciudadanía a casi dos millones de indocumentados que llegaron al país con sus padres cuando eran niños y continúa un acápite para el reforzamiento de los límites fronterizos para 2021.


La Casa Blanca amenaza con vetar el proyecto


La Casa Blanca ha amenazado con vetar el proyecto sobre inmigración y seguridad fronteriza elaborado en el Senado estadounidense, porque incumple las exigencias de línea dura del presidente Donald Trump en este tema.


La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, señaló este jueves en una declaración que si le presentan esa iniciativa al mandatario en forma de proyecto de ley, sus asesores le recomendarían rechazarla.


Según ésta, el argumento principal es que el documento, de ser aprobado, socavaría la seguridad de las familias estadounidenses y provocaría un flujo de nuevos indocumentados en los próximos meses.


El plan logrado la víspera mediante consenso de 16 senadores demócratas y republicanos protegería de la deportación a casi dos millones de jóvenes inmigrantes conocidos como 'soñadores', y asignaría además 25.000 millones de dólares para reforzar las fronteras, incluyendo la construcción del muro en el límite fronterizo con México, elementos que demanda Trump.


La iniciativa no acoge del todo la idea de eliminar el proceso migratorio basado en las reclamaciones por parte de familiares residentes en EEUU, como también exige el mandatario, pero bloquearía las posibilidades de los beneficiados por el Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA) de auspiciar la regularización migratoria de sus padres.


Trump ha pedido hoy a todos los integrantes de la Cámara alta apoyar una medida contraria auspiciada por el senador republicano Chuck Grassley, presidente del Comité Judicial, con unas tesis más cercano a lo que intenta imponer el gobernante.


Los miembros del Capitolio están presionados para resolver antes del 5 de marzo, plazo señalado por la Casa Blanca, el futuro de los amparados por el DACA, plan que instauró el presidente Barack Obama en 2012, pero lo eliminó Trump en septiembre pasado.