Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

El café de las artes España

Andreas Prittwitz

Americaeconomica.com / 07-10-2014
¿Es posible abordar las músicas antiguas desde la perspectiva de la improvisación y los hallazgos rítmicos que ha aportado la libertad del jazz? Ese mago de los instrumentos de vientos que se llama Andreas Prittwitz cree que sí.

Y lleva ya unos cuántos años empeñado en un intento que, cada vez, se perfila más auténtico, afilado y bello. Primero fue su inmersión en la música barroca, realizada a través del proyecto ‘Looking Back’, donde realiza un espectacular tratamiento de la obra de tipos tan ‘modernos’ como Vivaldi o Bach.

Y funciona. Vaya si funciona. En estos días, los aficionados madrileños a la buena música, sin más etiquetas, han tenido la oportunidad de confirmar estas buenas sensaciones gracias a unos cuántos conciertos en directo que Prittwitz y sus compinches han ofrecido, y aún ofrecen, en Madrid.

Primero fue una potente sesión de ‘Looking Back’ que tuvo lugar en la sala Galileo. El impresionante poder de una fusión que más bien es perfecta simbiosis, sorprendió a los asistentes a un espectacular concierto que demostró que algunas cosas, que quizá no parezcan posible sobre el papel, se materializan majestuosamente sobre el escenario.

Y esta misma semana, desde ayer lunes hasta el próximo domingo, Prittwitz y sus dos cómplices en el proyecto ‘Beau Soir’, la cantante Isabel Alvárez y el pianista Iñaki Salvador, se han subido al escenario del Café Central de Madrid, con su repertorio basado en las mejores canciones de los últimos 500 años.

¿Cómo suena una pieza de Monteverdi tras haber sufrido el ‘tratamiento’ de choque que le aplican estos tres virtuoso? Probablemente tan fresca y ‘moderna’ como sonaba cuando fue compuesta. Tal vez ese sea el único secreto: quitarle las polillas a unas partituras que no nacieron con vocación minoritaria.