Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Quique González

Rafael Alba / 28-05-2015
La primera temporada de ‘Radio Persona’, la perfomance radiofónica con servicios informativos de Andrés Sudón, terminó ayer en ‘La Fidula’. Y lo hizo por todo lo alto. Con la participación estelar del cantautor rockero Quique González.

A la espera de que Andrés y sus secuaces regresen en septiembre, como han prometido, los forjadores del movimiento ‘inti-pop’ pudieron encontrarse cara a cara ayer con González, un auténtico producto de la escena madrileña de pequeños locales que se hizo grande después de muchas noches de gloria sobre pequeños escenarios.

En parte, la gira en la que Quique está ahora embarcado, a la que el artista ha puesto el nombre de ‘Carta Blanca’, tiene que ver con esos orígenes remotos. Son conciertos en los que González se enfrenta solo a un público fiel, a quien permite elegir parte del repertorio de cada noche.

Quique con sus canciones, más desnudas de lo habitual, unas cuantas guitarras y un piano, rememora quizá sus primeros años, en el ‘Rincón del Arte Nuevo’, donde aún algunos parroquianos le recuerdan como el aplicado chaval que se sentaba cada noche en primera fila, para atender a los conciertos de su admirado Enrique Urquijo.

Fue precisamente, Enrique quien le dio la alternativa, en aquel Madrid oscuro de la década de los noventa que arrastraba sobre el asfalto la desgracia de haber perdido, quizá para siempre, su gloria cultural de antaño.

Aunque triunfos como el obtenido por González, y algunos otros como Lichis o, incluso Pereza, sirvieron para demostrar que la escena de la capital de España, no se había quedado completamente seca.

Ahora tampoco lo está. Y si no me creen sigan de cerca a las huestes ‘intis’ de Radio Persona en sus próximas apariciones públicas. Se van a llevar un alegrón, compañeros.