Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Uxía & Narf

Rafael Alba / 10-08-2015
Hace poco, dos grandes artistas gallegos, Uxía & Narf se han aliado para formar una pareja profesional imprescindible, capaz de crear vívidos momentos de belleza imperecedera con poco más que sus voces y su impresionante capacidad de llegar al corazón del oyente.


Al escuchar lo que Uxía y Narf son capaces de hacer juntos, uno tiene la impresión de que este inmejorable dúo ha existido siempre, incluso, aunque sus componentes no fueran conscientes de ello. Una impresión que se refuerza todavía tras escuchar el puñado de canciones disponibles en la Red de 'Baladas Da Galiza Imaxinaria', el magnífico disco que acaban de publicar.

Sorprende, por inusual e inesperado, lo bien que empasta la bella voz de Uxía con el vibrante sonido de las cuerdas de acero de la Gibson SG de Narf, a veces con la saturación justa y, a veces con la distorsión, pasada de vueltas. Lo mismo que la riqueza rítmica y melódica que son capaces de obtener con la única ayuda, alguna que otra vez, de un silbido o una pandereta.

La gozosa alianza surgió casi por casualidad encima de un escenario en una gira por varios países latinoamericanas, que les reunió y que, después alargaron. Tal vez por eso, las tablas sean su hábitat natural. Y en él, según testigos presenciales, la magia que son capaces de conjurar aún alcanza alturas más prodigiosas.

Lamentablemente, y pese a tener 'valedores' de categoría como el mismísimo Santiago Auserón, las posibilidades de conseguir este disco imprescindible, son pocas. Por lo menos si uno no cuenta con algún contacto en Santiago de Compostela, ciudad en la que puede encontrarse en algunos puntos de venta.

Una pena, se lo aseguro, porque estamos ante un disco que nació para hacer historia. Al final, uno vuelve a enfrentarse de nuevo con una triste certeza. Seguro que si estos dos artistas en lugar de ser gallegos fueran australianos, toda la crítica moderna de este país estaría alucinada.