Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Eladio y Los Seres Queridos

Rafael Alba / 25-09-2015
Explica Eladio Santos, el compositor principal de Eladio y Los Seres Queridos, que a la hora de grabar su tercer y más reciente disco Orden Invisible, ampliaron sus registros habituales con el único objetivo de capturar todos los momentos mágicos posibles.

Y para lograrlo han usado todos los recursos posibles. Han prescindido de la rigidez rítmica de las claquetas, por ejemplo, y reforzado los colores de su sonido con voces de niños, cuerdas y metales variados y hasta la participación inesperada de una orquesta de saxofones, con la que la banda ha tocado ya varias veces en directo.

Junto a Eladio, que compone canta y toca las guitarras, siguen en sus puestos los otros sospechosos habituales David Outumuro a la batería y percusiones; Oscar Durán al bajo y Marcos Vázquez a los teclados. Un grupo compacto que ha madurado sobre las tablas y ahora se encuentra en un momento dulce.

El disco se beneficia también del concurso de otros 'repetidores', los productores Manuel Colmenero y Javibu Carretero, que también han contribuido a embellecer las 12 nuevas canciones de la banda. Temas forjados a fuego lento, que pasaron por muchas versiones y revisiones antes de llegar al estudio.

El resultado de ese trabajo paciente y concienzudo ha sido óptimo. La vestidura instrumental de las canciones está a la altura de las melodías a las que tienen que arropar. Y, por supuesto, Eladio no han bajado el listón a la hora de escribir los textos, tan cuidados como de costumbre.

Un álbum que, en estos días, andan presentando en directo por España, en festivales y escenarios de todo el país. Lugares a los que acuden para expandir el mensaje latente en esta colección de temas que, según Eladio, no es otro que seguir el orden invisible que dicta nuestros actos y nos impulsa a vivir y luchar hasta el final.