Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Soleá Morente

Rafael Alba / 05-10-2015
Resulta difícil no caer en los tópicos al referirse a cualquier nuevo trabajo de los miembros de la familia Morente, porque la luz de Don Enrique aún alumbra con fuerza. Y no solo en el flamenco, su territorio natural, como demuestran las canciones de su hija Soleá.

Muy despacio, sin apenas hacer ruido al principio, Soleá Morente ha ido encontrando su propio camino y su forma personal de expresarse, protegida, eso sí, por sus hermanos Estrella y José Enrique, y un montón de buenos amigos músicos de la escena granadina.

La moderna de la casa se ha curtido sobre los escenarios, al viejo estilo, en actuaciones, que al principio parecían solo ocasionales, en las que su voz y su presencia daban empaque a Los Evangelistas, la plataforma de homenaje que Jota de Planetas, Antonio Arias y otros, construyeron para mantener viva la obra de Don Enrique.

Y unos cuántos años después de esos escarceos, ya con una trayectoria solida a sus espaldas, todo está listo para que Soleá se presente ante el publico con su propia propuesta sonora. Una oferta, recogida en 'Tendrá Que Haber Un Camino', que se publicará a finales de este mes.

Ahora tocará escucharlo, aunque las expectativas son excelentes. O eso me parece a mi, tras haber oído los tres temas que la artista ha dado a conocer hasta ahora. Unas canciones 'bonitas' que funcionan bien, enganchan a la primera y, después, permanecen en el recuerdo.

Como siempre, juzguen ustedes mismo. Yo me he quedado enganchado en ese medio tiempo arrebatador y suavemente aflamencado titulado todavía. Un bonito canto a la esperanza. Y antes ya había disfrutado lo mío con 'Nochecita Sanjuanera' y 'La Ciudad de los Gitanos'. Así que ya saben lo que opino.