Año XIX - Madrid, Lunes 10 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Juan Perro

Rafael Alba / 07-10-2015
A estas alturas, el filósofo moderno, especializado en cultura pop, Santiago Auseron, ya habrá sido investido doctor. Pero el tipo que leyó su tesis volverá muy pronto a los escenarios. Aunque no sea exactamente él. Se habrá convertido en Juan Perro, el alter ego cantante del filósofo.

Y lo hará sólo, como últimamente, o acompañado de otros, en esa multitud de formatos, repertorios y precios para todos los bolsillos que el nuevo contexto del negocio musical ha contribuido a generalizar. En algunos casos, por cierto, para bien.

Porque no es lo mismo disfrutar de Auserón con su multitudinaria y exuberante y completa Zarabanda, que escucharle susurrar con su trío o asistir a uno de esos conciertos-conferencia que, de vez en cuando, da en solitario.

Y no resulta extraño que este artista, siempre en vanguardia, haya demostrado tanta capacidad de adaptación a los tiempos que corren, sin perder calidad, ni malbaratar su repertorio. Es lo que ha hecho siempre, desde la lejana década de los ochenta del pasado siglo.

Primero trabajo la filosofía pop como parte de los Corazones Automáticos, un grupo de agitadores con letra, pero sin música. Luego inventó e hizo evolucionar Radio Futura, inicialmente un grupo para fans que terminó reconvertido en banda de estadio.

Y tras un intenso enamoramiento con el son, después de sus coqueteos con los sonidos europeos y estadounidenses, surgió la figura de su Juan Perro, ese artista viajero y ecléctico que aún le sirve de parapeto. Incluso ahora que, como ya he dicho, ha alcanzado la máxima gloria académica.