Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

La Romántica Banda Local

Rafael Alba / 23-12-2015
Corría el año 1977 y la revolución empezaba a cocerse en las esquinas de un Madrid, donde el rock urbano había encendido las primeras llamas del cambio cultural. Y allí mismo, entre Chueca y Malasaña, unos jóvenes visionarios pusieron en marcha La Romántica Banda Local.

Eran, sobre todo, Fernando Luna, el compositor de las canciones, Carlos Faraco, el poeta que ejercía de maestro de ceremonías y Quique Valiño, uno de los primeros violinistas que puso el instrumento al servicio de la música callejera.

Y ejercieron de adelantados a su tiempo, con una presencia escénica maravillosa e inédita, unos temas entre lo vital y lo melancólico y una forma de subirse a las tablas nunca vista antes por aquí, con la probable excepción de algunos galácticos catalanes como Pau Riba o Sisa.

Hicieron dos discos hermosos, producidos por otro grande, José Manuel Yanes, quien fuera teclista de Aguaviva, unas cuantas actuaciones memorables y hasta la liaron parda en la televisión de entonces, donde la presencia de aquellos marcianos causó un pánico sin precedentes.

Maltratados por unos medios de comunicación tan poco interesantes como los de ahora, tras haber presumido de que 'no les gustaba el rock', no supieron reducirse a la irrelevancia para alcanzar el éxito, como si harían otros activistas de la inteligencia del estilo de la Orquesta Mondragón.

Pero unos cuántos adolescentes de entonces, que ya peinamos canas, fuimos atrapados por la belleza sonora que producía esta banda irrepetible que ni creó escuela, ni influenció a nadie, pero responsable de una magia imperecedera que encontramos ahora en el trabajo de artistas actuales como la sin par Marta Plumilla.