Año XIX - Madrid, Lunes 17 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Gualberto García

Rafael Alba / 04-02-2016
No se confundan. Si un día de estos encuentran en medio de una fiesta flamenca en Sevilla, por ejemplo, a un tipo sentado en una alfombra, armado con un sitar y perfectamente integrado en el compás con guitarristas y ‘cantaores’, no son víctimas de un espejismo por deshidratación. Simplemente acaban de tropezar con Gualberto García.

Y no es un músico cualquiera, amigos. Es uno de los grandes. Pionero de la fusión del rock y los aires trianeros en aquellos Smash que a finales de los sesenta ‘abrieron la puerta’ de los escenarios a la tropa efímera pero inolvidable del rock andaluz. Sí, señores. Ellos llegaron antes que Triana.

Más allá de eso, Gualberto tenía un par de cosas claras. Entre otras que era perfectamente compatible navegar por las aguas del blues o el rock and roll sin abandonar las raíces flamencas, o incorporar el sitar y otros instrumentos hindús a su discurso, a la par que sofisticaba su lenguaje con orquestaciones clásicas.

¿Extraño? Tal vez no les parezca tan raro todo esto si recuerdan que Gualberto títuló uno de los temas más celebrados de su primer disco en solitario, ‘Tarantos para Jimi Hendrix’. Un álbum en el que, mucho antes de los alfas y los omegas, de Leonard Cohen o de Sonic Youth, este rockero sevillano le descubrió los placeres del mestizaje a mil bandas al añorado cantaor Enrique Morente.

Aunque quizá lo más curioso de todo es que su primer encuentro con el sitar no tuvo lugar en Katmandú. Fue en Morón de la Frontera, en la casa del guitarrista flamenco Diego el del Gastor, que tenía un alumno estadounidense, enamorado de este instrumento singular.

A partir de ahí, y de los ‘microtonos’ de este mágico instrumento, la conexión estaba clara y Gualberto la ha desarrollado a conciencia con colaboradores como Agujetas o Ricardo Miño. La noticia, buena, es que Gualberto ha vuelto a los escenarios, de los que nunca se fue del todo y será uno de los artistas invitados del Ciclo de la Raíz del Festival Flamenco de Zaragoza que se celebra este mismo mes.

Si andan por allí, o cerca, no se lo pierdan. Y mientras tanto, para abrir boca, quizá les apetezcan unas exóticas ‘tapitas’ sonoras. Si es así naveguen rumbo al blog que este artista mantiene en la Red. Allí, con mucha frecuencia, Gualberto regala a sus seguidores algunas impagables piezas cortas a la que ha bautizado con este nombre tan gastronómico. Disfrútenlas.