Año XIX - Madrid, Domingo 9 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

León Benavente

Rafael Alba / 08-02-2016
¿Recuerdan? No hace mucho, en 2013, este cuarteto estaba considerado una especie de ‘supergrupo’ indie. Algo así, como una reunión temporal de instrumentistas estrella, curtidos en otras bandas y acompañantes de lujo, que se aliaban para concederse un capricho. Pero no, lo de León Benavente, no era eso.

Y lo demostraron rápido, gracias a su contundente presencia sobre el escenario y a las canciones de su primer disco, titulado con el mismo nombre de la banda. De modo que la curiosidad inicial de los críticos modernos se tornó en certeza y ese buen ambiente contribuyó a concederles el impulso que necesitaban.

Rápidamente la banda formada por estos cuatro veteranos curtidos en mil batallas que son Abraham Boba en la voz y los teclados, Luis Rodríguez en la guitarra, César Verdú a la batería y Eduardo Baos, al bajo y los sintetizadores, se convirtieron en el grupo revelación de aquel año.

En poco tiempo, han atrapado a un público propio, y han dejado de ser considerados prioritariamente, como la banda de acompañamiento de Nacho Vegas. Un éxito que estuvo vedado a otros combos que lo intentaron, como Viceversa, la banda que tenía Joaquín Sabina en la década de los ochenta.

Sin embargo, León Benavente se enfrenta está temporada a otro examen decisivo. Ya saben lo complicado que resulta siempre ese segundo disco de los grupos de éxito. Un álbum que ya no dispone de la ventaja de la sorpresa y cuyas canciones serán comparadas inevitablemente con las del primero.

Pero todo indica que la banda superará la prueba con ’2’ , el nuevo álbum que tienen listo para publicar. De momento, el grupo acaba de anticipar un tema, ’Tipo D’ , que ya ha empezado a sonar en las radios. Y las vibraciones son buenas. Suenan potentes y han afilado, aún más, la ironía habitual en sus letras.