Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Mamá

Rafael Alba / 11-02-2016
Reconvertida en cuarteto, con el formato clásico ‘dosguitarras-bajo-batería-voces’, Mamá, la banda pionera de aquella nueva ola que agitó Madrid entre el final de los setenta y el principio de los ochenta, vive una auténtica segunda juventud creativa desde que volvió a la carga en 2009.

Entre 1979 y 1983, durante su primer y más conocido periodo de actividad, el grupo tuvo una participación decisiva en los primeros compases de la explosión de color y creatividad juvenil que llenó de pop urgente y fresco la capital de España. Cualquiera hubiera apostado por ellos entonces. Eran casi una ‘rara avis’. No sólo tenían buenas canciones, además sabían tocar.

Y, sin embargo, no llegaron a alcanzar el éxito masivo que merecían. Quizá porque los productores de sus dos primeros discos no llegaron a entender al grupo y desnaturalizaron su sonido. Sólo su primer ‘EP’, con bombazos como ’Ya no volverás’, ’Nada más’ o ’Chicas de Colegio’, se parecía un poco a aquellas primeras ‘maquetas’ en las que cimentaron su leyenda.

El tiempo suele ser benévolo con la reputación de los perdedores y la imagen de Mamá se mantuvo viva entre los aficionados. Hasta pudieron regresar fugazmente ya en 1996 para publicar un disco de grandes éxitos y grabar un disco en directo en el que, esta vez sí, sus temas sonaban con la fuerza y la energía que siempre les hizo falta.

Pero aún tendrían que pasar otros trece años para que en el último tramo de la primera década del Siglo XXI, tres componentes de la formación original, José María Granados, el compositor principal, y sus compañeros Carlos Rodríguez, guitarra y bajo, y Miguel Gutiérrez ‘Guti’ a la batería, , reforzados ahora por Pepe Bermejo al bajo, volvieran a reunirse, esta vez sin la compañía del guitarra solista Manolo Mené, un pilar del sonido característico de la banda, fallecido en 2004.

Ya han pasado más de seis años desde entonces, dos más de los que duró su primera etapa. Un tiempo fructífero en el que han grabado un minilp y tres discos grandes y han hecho honor sobre los escenarios a su repertorio clásico y han presentado algunas joyas nuevas en las que son capaces de reírse de sí mismos y relativizar su presunta mala fortuna.

Su disco más reciente se llama ’Estándar’, y en estos días presentan ’A patadas, su tercer single. Si les habías perdido la pista y creías que seguían retirados, quizá sea el momento de que te reenganches. Sin nostalgias de por medio. Esto no va de una reunión de viejos amigos recordando sus grandes éxitos. Esto amigos míos es puro pop-rock en crecimiento. Y supongo que ustedes saben a qué me refiero. ¿O no?