Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Hazte Lapón

Rafael Alba / 15-02-2016
Como una bomba de relojería de efecto retardado, el nuevo disco de Hazte Lapón, que fue publicado por el sello discográfico El Genio Equivocado en octubre del pasado año, parece comenzar a demostrar su verdadero potencial en estos meses iniciales de un 2016 que se anticipa propicio para la banda.

El álbum titulado ’No son tu marido’ , quizá como homenaje a un relato del fallecido escritor estadounidense Raymond Carver, ya consiguió colarse en las listas sobre los mejores trabajos de 2015, elaboradas por las publicaciones especializadas en las últimas tendencias musicales.

Un universo, restringido quizá, en el que la banda que lideran los artistas malagueños, Saray Botella y Manuel González Molinier, siempre ha cosechado muchos y buenos apoyos, desde que se formó en Madrid en el año 2009. Avales que podrían ayudarles a ampliar su público en el futuro cercano, por medio del viejo sistema del ‘boca a oreja’ y de las redes sociales.

Es probable, además, que estas buenas perspectivas, se vean reforzadas a partir del próximo mes de marzo, cuando la banda vuelva a subirse a los escenarios para participar en el Festival Pop Fest de la capital de España, concierto que servirá de inicio a una nueva gira.

Al fin y al cabo, en nuestra opinión existe un público potencial amplio para el pop irónico, suave y moderadamente melancólico de Hazte Lapón. Gracias, entre otras virtudes, a la profundidad de unos textos, más susurrados que gritados, que parten de los acontecimientos de la vida cotidiana para realizar una verdadera disección de las contradicciones y las paradojas vitales que padecen los urbanitas enamorados del Siglo XXI.

Desde aquí les animamos a escuchar unas canciones que, sin descuidar la melodía, retratan bien estos tiempos de incertidumbre y abordan con elegancia, desde un realismo más perplejo que desencantado, los conflictos sociales de un tiempo, en que las clases medias viven bajo la presión de una crisis endémica que amenaza su existencia y no parece tener fin. Seguro que les va a merecer la pena.