Año XIX - Madrid, Jueves 13 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Miguel Poveda

Rafael Alba / 11-03-2016
¿Se puede aprender a cantar flamenco sin apoyarse en una tradición familiar ni haber crecido a la sombra de los ‘tablaos’? Hace bastante tiempo que los aficionados saben que sí. Que es perfectamente posible hacerlo. Todo gracias a Miguel Poveda un artista catalán que se ha convertido en gran referencia del género.

Muchos todavía recuerdan aquel día, hace ya 23 años, en que Poveda presentó su candidatura a integrarse en el panteón de los grandes. Fue en el Festival Nacional de Cante de Las Minas de la Unión, el concurso flamenco más importante de la época, donde el artista demostró por primera vez que lo suyo iba en serio.

Aquel día ganó cuatro premios. Los correspondientes a la Soleá, la Cartagenera y la Malagueña, para rematar con el más importante de todos: la codiciada Lámpara Minera. Su técnica prodigiosa y la hondura de sus interpretaciones le sirvieron para obtener una victoria inesperada para muchos.

Porque Poveda no era un nombre que ‘sonará’. Casi nadie tenía noticia de las excelencias de un artista autodidacta que había aprendido sólo sí, pero acompañado por todos los grandes maestros de la historia del ‘duende’, cuyas grabaciones estudió durante largas horas en la soledad de su cuarto.

Pero los logros de este hombre inquieto y amante de correr riesgos no han quedado restringidos al mundo del flamenco. Poveda se ha atrevido también a revitalizar el legado de la copla, que ha abordado en grabaciones ‘multivendedoras’ de la mano del arreglista, Joan Albert Amargós. Un viejo zorro del ‘rock catalá’ que sabe muy bien lo que hace.

Además, este cantaor también frecuenta el repertorio clásico de los grandes escritores de canciones de este país, desde Joan Manuel Serrat a Luis Eduardo Aute y no le tiene miedo a hacer suyas las palabras de poetas eternos como Federico García Lorca o Miguel Hernández.

En definitiva, que Poveda es un tesoro que quizá no nos merecemos tanto como deberíamos. Por eso, hay que alegrarse de que con el artista aún vivo, el director Francisco Ortiz haya rodado un documental en el que se analiza la trayectoria de este cantaor indispensable. Lo van a estrenar pronto. No se lo pierdan.