Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Alba Molina

Rafael Alba / 16-03-2016
Con sólo dos años, en 1980, Alba Molina apareció por primera vez en la portada de un disco. Fue en ‘Al Alba Con Alegría’ , el álbum que sus padres, los imprescindibles Lole y Manuel, quisieron dedicarle, tras haber detenido temporalmente su carrera para dedicarse a ella.

El antecedente, por supuesto, marco inevitablemente el ritmo vital y profesional de Alba, nieta también de ’La Negra’ y parte de una saga flamenca, la de los ‘Montoya’, que se enredó en los sabores desconocidos del ‘mestizaje’ gracias a Manuel Molina, un tipo con pedigrí rockero que había tocado la guitarra con los Smash .

Antes de que el ‘flamenkito’ y las rumbitas pseudoecologistas de algún que otro ‘perro flauta’ de salón, nos amargaran la vida, el cancionero defendido por Lole y Manuel nos demostró que el ‘duende’ también podía traspasar los restringidos muros de las juergas de los señoritos y los festivales para puristas carpetovetónicos.

Era un repertorio mágico, que convertía en un puro hechizo sonoro la maravillosa voz de Lole y que arropaba con cariño Manuel, un guitarrista poco ortodoxo, pero muy efectivo que mimaba las melodías y les inyectaba una energía pocas veces vista en los ambientes modernos de una época también marcada por la palabra cambio.

Después todo se complicó, la pareja terminó por separarse y aquellos sonidos balsámicos casi fueron olvidados. Aunque nunca del todo, claro. Y mucho menos por Alba, que fue construyendo su carrera el territorio fronterizo de los mestizajes con iniciativas como ‘Las Niñas’ o ‘Tu Cara’, de espíritu innovador y vocación transversal.

Ella, que ha cantado muchas veces las grandes canciones de sus padres -a veces, incluso acompañada por ellos-, se ha atrevido ahora, un año después de la muerte de Manuel, a grabar un precioso disco, titulado ’Alba Molina Canta a Lole y Manuel’, en el que recrea ese repertorio inolvidable con la ayuda del guitarrista José Acedo. Escúchenlo, señores y señoras. Y no se repriman si se les escapa alguna lágrima.