Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Moncho Alpuente

Rafael Alba / 18-03-2016
Escritor y periodista, por encima de todo. Esa era la definición que el genial comunicador Moncho Alpuente prefería para sí mismo. Pero quizá se quede corta a la hora de explicar lo que hacía un activista de la cultura como él, cuyo trabajo se extendió durante más de cuatro décadas y media y ha marcado a varias generaciones.

El sarcasmo, la ironía y la mordacidad como forma de explicar una realidad hostil y, a veces, asfixiante, fueron sus armas fundamentales y supo utilizarlas como nadie. Quizá por eso, la polémica le acompañó desde sus primeros pasos, desde aquel ‘bombazo’ inesperado que fue ‘Castañuela 70’, un espectáculo que ponía en solfa al franquismo.

Después hubo mucho más. Siempre con el humor inteligente como marca de la casa. Un sello que dejó impreso en su labor como letrista y compositor de canciones en proyectos discontinuos, pero de gran impacto como Las Madres del Cordero, Desde Santurce a Bilbao Blues Band, Alpunte y los Kwai o The Moncho Alpuente Experience.

Una carrera musical larga y coherente, pese a todo, en la que trabajó codo a codo con otros artistas aventureros y eclécticos como Hilario Camacho, Gran Wyoming o El maestro Reverendo, con quienes compartió escenarios pequeños y grandes, grabaciones y espectáculos y dignificó la cultura ‘underground’ madrileña.

Aunque habrá quien le recuerde mejor como impulsor de programas televisivos de impacto, como aquel Popgrama, que compartió con Diego A. Manrique, Gonzalo García Pelayo y Carlos Tena, que llevó por primera vez la ‘música moderna’ y comprometida a la gris tele pública de aquellos tiempos.

O como director de ‘El País Imaginario’, el semanario satírico semanal que mejor ilustró la pujanza de aquella ‘movida madrileña’, de la que Alpuente también sería un componente fundamental desde el principio. O como columnista de pluma afilada en la revista Mongolia.

Ahora, cuando se cumple un año de su fallecimiento, sus muchos amigos han querido recordar su vida y su obra sobre el escenario del Circo Price de Madrid y rendirle un merecido homenaje que tendrá lugar el próximo 21 de marzo. El maestro se merece eso y más. Así que hagan un hueco en su agenda y acudan a la cita.