Año XIX - Madrid, Martes 11 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

El Ultimo Vecino

Rafael Alba / 21-03-2016
Amados y odiados casi a partes iguales por un público que todavía no acaba de desprenderse del absurdo ‘adanismo’ que nos caracteriza, la banda catalana ‘El Ultimo Vecino’ sigue a lo suyo, a la caza y captura de la canción pop perfecta. Un objetivo complicado y admirable, por sí mismo, que no resulta fácil de alcanzar.

Para sus detractores, el grupo liderado por Gerard Alegre Dòria se limita a crear limpias fotocopias de grandes éxitos del pasado. Temas aseados y faltos de vida propia, cuyo único mérito sería evocar las magníficas canciones que hace más de treinta años compusieron antecesores como Mecano, La Mode o Golpes Bajos.

Y quizá algo de eso haya, lo que no tiene que ser necesariamente un demérito. Cierto que el pop de los ochenta quedó muy desacreditado a final, tras los pasteleos con la industria y la política de sus principales protagonistas y que, por eso, todo lo que huele a la vieja ‘movida madrileña’ resulta sospechoso.

Pero nadie debería olvidar que aquella época también fue uno de los momentos más creativos y gloriosos que ha dado la música popular española a lo largo de la historia y que resulta una verdadera atrocidad enterrar por completo aquel legado en las cloacas de la memoria, como si ni siquiera hubiera existido.

Por eso resulta refrescante, y hasta esperanzador, que El Ultimo Vecino tenga muy claros sus modelos, no tenga miedo de aprender de ellos y continúe su camino sin temor al ‘qué dirán’ ni al dañino postureo de cierta crítica moderna que emite certificados de excelencia en los que se tiene sobre todo en cuenta, la corrección política y la obediencia debida.

Estos días, Gerard y sus cómplices vuelven a enfrentarse al dictamen del público, que al final es el único que importa, tras la publicación de ’Voces’, su segundo disco. Un álbum fresquito y refrescante, que se consume fácil, acompaña mucho y deja en el recuerdo alguna que otra canción enorme. Como ’Mi Escriba’ o ‘La Entera Mitad, por ejemplo.