Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

El Langui

Rafael Alba / 20-04-2016
Rapero y activista, comprometido con su barrio y con las causas progresista, el artista ‘carabanchelero’, oriundo de la barrida de Pan Bendito, conocido como El Langui, es un personaje popular muy querido en Madrid, desde que el cine le abrió las puertas del gran público.

Puede que muchos de los ciudadanos que admiran a este luchador infatigable que defiende, entre otros, los derechos de los discapacitados como él, jamás hayan escuchado un disco suyo, pero eso tampoco tiene demasiada importancia. La popularidad puede y debe ser utilizada de muchas maneras y, a veces, quizá el fin justifique los medios.

El Langui lo sabe y lo aprovecha, porque incluso quienes sólo le conocen como protagonista de ‘El Truco del Manco’, la película de Santiago Zannou que le permitió ganar un premio ‘Goya’, han aprendido a escucharle y respetarle. Y algunas batallas se ganan así. Con argumentos y sin violencia.

Lo malo es que, en ocasiones, el personaje público puede empañar el valor artístico de la producción de los músicos que apuestan por el activismo. Y ese es un riesgo que El Langui ha corrido muchas veces, desde que a principios de siglo empezó a darse a conocer como miembro de La Excepción, el grupo con el que empezó todo.

Por eso nunca viene mal que, de vez en cuando, la industria y los compañeros de profesión le premien a uno. Justo lo que acaba de conseguir este rimador de barrio que ha obtenido el premio al mejor álbum del año 2015 que concede la Asociación de la Música Independiente, gracias a ‘Hola’, el último álbum que ha publicado hasta ahora.

Un disco interesante, de alto contenido crítico, en el que el artista mantiene su compromiso vital con las constantes estilísticas que ha defendido siempre. Rimas directas e inteligibles, reconocimiento del entorno cotidiano y unas bases poderosas en las que también tiene sitio el latido rítmico de ese rock urbano con el que los ‘raperos’ Langui ha compartido aventuras callejeras.