Año XIX - Madrid, Viernes 14 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Novedades Carminha

Rafael Alba / 06-05-2016
¿Son tan incompatibles como parece el ‘punk’ y la música disco? Para el grupo gallego Novedades Carminha, la respuesta a esa pregunta debe ser negativa. Quizá porque estos sonidos comparten como mínimo un origen temporal común. Y si ya convivieron en sus inicios, durante la década de los setenta del pasado siglo ¿por qué no iban a hacerlo ahora?

Hay más coincidencias claro. Aunque el punk fue en sus inicios más gamberro y, algo más político, las sucesivas generaciones que han practicado este estilo en los últimos cuarenta y pico de años parecen haber optado más por el componente lúdico del género y ya saben que bailar, el juego que está en el adn de los sonidos discotequeros, es casi siempre divertido.

Sin necesidad de disquisiciones pseudofilosóficas de ninguna clase, los tres componentes de Novedades Carminha parecen haber llegado a una conclusión parecida y en su nuevo disco, ‘Campeones del Mundo’ han apostado fuerte y se lo han jugado todo a conseguir que el personal mueva el esqueleto.

Aunque quién tuvo retuvo y, en este caso, la carga de profundidad viene servida por unos textos irónicos y críticos con la pesada situación actual que padecemos. Y lo cierto es que a veces la indignación y la distancia crítica no necesitan servirse de sólo de guitarrazos furiosos para trascender.

La banda ha buscado la complicidad de un experto en la materia para que les acompañe en este viaje. Y, según cuentan en las entrevistas promocionales, la participación en este trabajo de Hevi, un verdadero ‘crack’ del sonido urbano y la electrónica ha sido fundamental para conseguir lo que se pretendía.

Hevi ha compartido las tareas de producción con Raúl Santos y entre los dos han ayudado al grupo a elaborar ese disco de rock and roll bailable que les pedía el cuerpo. De momento, la crítica especializada parece haber reaccionado bien ante la propuesta. Ahora sólo queda comprobar si los adictos al ruido, el fuzz y la furia garajera también tienen su corazoncito. Que lo tendrán. Seguro que sí.