Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Luis Prado

Rafael Alba / 21-06-2016
Buenas canciones de estructura clásica y reminiscencias pop, con unas letras irónicas que rezuman un sentido del humor analítico y letal y reflejan una mirada lucida que diseccionan las absurdas convenciones en que nos movemos. Eso es lo que ofrece, el cantante, compositor y pianista Luis Prado en su primer disco en solitario.

Hasta ahora, Prado se había dedicado a hacer, más o menos lo mismo, pero siempre al frente de Señor Mostaza, un excelente grupo con quince años de carrera y multitud de canciones maravillosas que nunca llegó a obtener el éxito que merecía, pero siempre contó con una parroquia leal y entregada.

Prado se ganó allí un prestigio bien merecido y pasó la ‘revalida’ de la carretera y los escenarios grandes y pequeños, en los que demostró también su solvencia como pianista de inspiración ‘rockera’. Tal vez no sea un virtuoso, pero hay pocos teclistas en España que conozcan tan bien los trucos del género como él.

Pero quizá, y esto puede ser más importante aún, lo que, de verdad, ha conseguido gracias a su larga carrera este músico tenaz e inasequible al desaliento, sea el derecho a hacer lo que le de la real gana en cada momento. Más o menos. Un privilegio que no está al alcance de cualquiera en estos tiempos, especialmente duros, como saben, para el negocio musical.

Como resultado de todo este proceso y con la ayuda de amigos como Miguel Ríos, Coque Malla o Guille Milkyway, Prado ha presentado este año ‘Mis Terrores Favoritos’. Un disco conceptual en el que, como se explica en el material de prensa, cuenta la historia de dos cuarentones, Angela y F., cuyas vidas se cruzan en plena desubicación y desorientación vital.

Prado ha grabado un buen álbum. Entretenido y agradable, a pesar de la acidez que está presente en muchos temas. Además, a mí me ha recordado aquellos maravillosos discos de este estilo que Ray Davies y los Kinks solían hacer a mediados de la década de los setenta. Y me ha dejado con una pregunta de esas cuya respuesta ‘flota en el viento’, según el joven Dylan…¿Por qué no suenan estas canciones en la radio? ¿Lo saben ustedes? Pues cuéntenlo.