Año XIX - Madrid, Domingo 9 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Diego Vasallo

Rafael Alba / 19-07-2016
Convertido en un cincuentón de voz aguardentosa y avasalladora presencia Diego Vasallo, el todavía bajista de Duncan Dhu, acaba de fichar por la discográfica madrileña Subterfuge. Un sello en el que reanudará su singular carrera en solitario el próximo otoño con un nuevo disco, titulado ‘Baladas para un autorretrato’.

La ronquera permanente, o casi, y la imagen de crooner veterano golpeado por la vida podría emparentar al Vasallo de hoy con ese tipo de artista maldito que luce bien en los salones de la clase alta del estilo de Tom Waits o Nick Cave. Hombres duros y atormentados que interpretaría muy bien en la pantalla cualquier Jeremy Irons.

Pero la sensibilidad y la frescura de las melodías pop que le hicieron famoso también sigue ahí. Y demuestran, entre otras muchas cosas, los motivos por los que serían un auténtico error considerar a Duncan Dhu, su vieja banda, solo como una agrupación de música facilona y pegadiza que hizo fortuna en los ‘alegres’ años 80.

El grupo compuso e interpretó como mínimo una docena de canciones memorables e intemporales que siempre estarán ahí. Por eso no es raro que periódicamente, como vuelve a suceder este verano, Vasallo vuelva a reunirse con Mikel Erentxun para interpretar ante sus fans, viejos y nuevos, este brillante repertorio.

Aunque, desde hace unos años Vasallo ha recorrido también de vez en cuando otros escenarios, mucho más pequeños, acompañado por Contacto en Francia, una banda de músicos solventes que arropa muy bien las nuevas canciones del veterano compositor. Y, probablemente, haya descubierto que siempre es placentero volver a empezar.

Lo mismo que el genial Rafa Berrio, uno de los músicos donostiarras más notables, Vasallo parece buscar ahora una vida tranquila y creativa con sus discos periódicos, sus actuaciones en teatros de tamaño medio. Quizá jamás vuelva a saborear ya las mieles del éxito masivo. Pero, eso, quizá no se ningún problema para el a estas alturas.