Año XIX - Madrid, Lunes 10 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Raúl Rodríguez

Rafael Alba / 29-07-2016
Hace ya unos cuantas décadas, uno de los tipos más inteligentes de la historia del pop español, Fernando Arbex, el batería de Los Brincos, descubrió un filón sin explotar en la mezcla entre las rítmicas latinas, el funky y los sonidos africanos. La mina de oro se llamaba Barrabás. Ahora el guitarrista y tresero Raúl Rodríguez ha recuperado, en parte, esa antigua receta.

Rodríguez, un tipo rodeado de buena música desde que nació, parece alejarse un poco de los senderos más flamencos por los que transitó al principio en proyectos como Son de la Frontera y de la herencia familiar recibida de Martirio, su madre, o de su ‘tío’ Kiko Veneno, para avanzar en un lenguaje más propio y quizá de mayor proyección internacional.

A falta de más pistas que nos ayuden a concretar las líneas maestras de su nueva oferta sonora, sí podemos especular con que el ritmo, vertiginoso y bailable, será una de las características más notables del flamante repertorio con el que Rodríguez se prepara para dar el salto hacia los mercados globales.

Raúl ya le ha puesto nombre a su nuevo estilo al que denomina ‘son eléctrico andaluz’, un formato en el que estarán encuadrados todos los nuevos temas que se incluirán en ‘La Raíz Eléctrica’, el segundo álbum en solitario de este músico que llegará antes de que acabe el presente año.

De momento toca conformarse con ‘Let the rythm lead’, el primer sencillo, un verdadero ‘temazo’ cantado en castellano e inglés que debería llenar las pistas de medio mundo en los próximos meses. En la canción, además, Rodríguez ha contado con la ayuda de su ‘amigo’ Jackson Browne y de la sección de viento del grupo haitiano Lakou Mizik.

Y, por supuesto, casi nada de esto habría sido posible sin la intervención de la banda habitual de Rodríguez, compuesta por el guitarrista Mario Más y por un trío de músicos formado por Gillem Aguilar, Aleix Tobías y Pablo Martín Jones que configura una de las mejores secciones rítmicas del mundo, avalada por su trabajo en proyectos como Coetus o la Eliseo Parra Band.