Año XIX - Madrid, Lunes 10 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Dorantes

Rafael Alba / 16-08-2016
Se llama David Peña, nació en Lebrija y está emparentado con alguna de las mayores leyendas que ha engendrado el flamenco a lo largo de su historia. Se le conoce como Dorantes y, entre otros méritos, habría que atribuirle el haber demostrado, sin ningún género de dudas, que el piano también puede ser un instrumento perfecto para convocar al duende.

Cierto que la música andaluza y los cantares populares ya habían alimentado la música pianística de unos cuantos compositores clásicos ilustres, desde Isaac Albéniz a Manuel de Falla o Georges Bizet, y que David Peña tuvo antecesores que alcanzaron cierta popularidad como Felipe Campuzano, el compositor clave del gipsy-rock, o Chacho el catalán que hizo sonar la rumba como nadie.

Pero Dorantes demostró que era posible hacer partícipe al público de la magia del flamenco, desde sonoridades teóricamente alejadas del canon más tradicional. Y, además, sin malbaratar el producto con concesiones populacheras o estribillos desfasados para tender supuestos puentes entre lo popular y lo culto. Atajos que suelen terminar en vía muerta.

A pesar de ser un artista veterano y reconocido mundialmente la producción discográfica de Peña es escasa. Apenas cuatro álbumes que los buenos conocedores son capaces de recitar de memoria. El primero, de nombre ‘Orobroy’, supuso una verdadera conmoción mundial. Porque nadie hasta entonces había conseguido hacer sonar así un teclado. Ni de lejos. Era 1999.

Dos años después, en 2001, Dorantes publicó ‘Sur’ su segundo trabajo y volvió a demostrar su habilidad para crear música profunda y emocionante, emparentada con la música clásica y el jazz, pero sin abandonar la senda de los palos tradicionales. Después, han llegado ‘Sin muros’, en 2013 y ‘Paseo a dos’, la última referencia discográfica disponible de este artista, grabada a dúo con el contrabajista francés Renaud García-Fons.

Últimamente, además, Dorantes se sube al escenario casi siempre en buena compañía y para defender repertorios distintos. Un lujo, según testigos presenciales que le han visto, por ejemplo, actuar junto a la cantaora Marina Heredia con quién comparte protagonismo en el espectáculo ‘Esencias’. Una verdadera delicia sonora que alguien debería grabar y publicar ya mismo. ¿O es que ya no quedan discográficas con criterio?