Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Shinova

Rafael Alba / 19-09-2016
No hay duda. Shinova, estos bilbaínos de los que el mundo habla, tienen pillado el soniquete de moda. Ese ambientillo sonoro, rítmico pero cansino, que caracteriza a la última generación de bandas de éxito, como Vetusta Morla -con ellos empezó todo-, Izal o Supersubmarina. Y también el apoyo de una ‘multi’, algo que ha dejado de estar mal visto entre las tropas ‘indies’.

Cuentan, también, según testigos presenciales con la impactante presencia de Gabriel de la Rosa, un ‘frontman’ que, por lo visto funciona muy bien en escena y canta mejor que muchos cantantes melódicos. Un hombre capaz de desatar las tormentas épicas necesarias para seducir a las audiencias de los grandes festivales.

De la Rosa, además se presenta en el escenario acompañado por el bajista Ander Cabello, los guitarristas Erlantz Prieto y Daniel del Valle, y el batería Joshua Froufe, una banda solvente con la lección bien aprendida, que ha encandilado por igual a los activistas de los blogs y a los críticos sesudos de los diarios generalistas.

Se consagraron en una de las plazas más duras del verano, el Sonorama de Aranda de Duero. Un festival que empezó como certamen de andar por casa y que en los últimos tiempos se ha convertido en uno de los más importantes del país. Sobre todo, desde que tuvieron el acierto de convertir en cabezas de cartel a grandes estrellas melódicas como Raphael o el Dúo Dinámico.

Además, Shinova, tampoco son unos recién llegados, como señalan acertadamente los cronistas de la prensa ‘moderna’ en sus artículos más recientes. Su nuevo álbum, titulado ‘Volver’, es, en realidad, el número cuatro de su discografía y ya habían superado con éxito la aventura de la independencia antes de que la ‘multi’ en la que militan se fijara en ellos.

El otro día, por lo visto, según testigos presenciales, la liaron parda en una presentación ante los medios que tuvo lugar en el Museo Cerralbo de Madrid. Los ‘plumillas’ y los locutores salieron convencidos de que estos bilbaínos van a llegar a la cima en muy poco tiempo. Ahora falta el veredicto soberano del público. De ese gran público teóricamente alternativo, que hace mucho tiempo ya que se convirtió en masivo.