Año XIX - Madrid, Miércoles 12 de Diciembre de 2018
buscar
americaeconómca
icono de enlace a twitter icono de enlace a facebook icono de enlace a linkedin icono de enlace a google+
Botón Menéame
Botón Imprimir
Botón Enviar por mail
Más noticias sobre España

EL CAFÉ DE LAS ARTES España

Tórtel

Rafael Alba / 28-09-2016
¿Conocen a algún seguidor de Tórtel? Puede que todavía no sean muchos, pero sí son extremadamente fieles a su condición de abanderados del pop más exquisito. Y ahora cruzan los dedos convencidos de que ‘Transparente’, el nuevo disco de la banda de Jorge García puede por fin situar al grupo en el lugar que merece.

De momento, hay que conformarse con ‘Respira’, la única canción disponible de este nuevo trabajo del grupo valenciano que puede encontrarse en Internet, aunque el resto de los temas también pueden escucharse estos días glosados por el autor en un programa, de vocación vanguardista, que emite la radio pública.

De lo escuchado podría deducirse que García, aún sigue fiel a su pasión por el formato canción y a esas suaves telarañas hiladas con las cuerdas de acero de una guitarra acústica. Pero ha optado por una sana evolución que, según parece, le ha aconsejado, en este caso, probar suerte con la tecnología a la hora de elegir un ambiente adecuado para sus temas.

En lo nuevo de Tórtel, que ha contado con la ayuda en la producción de Alberto Rodilla, de Polock, la afición va a encontrarse con un depurado toque eléctrico y una mayor preocupación por el ritmo que en otras ocasiones, según se cuenta en las críticas publicadas ya por quienes han tenido acceso a la producción completa.

Una tendencia que queda patente en las canciones adelantadas hasta ahora por el artista, de alta intensidad melódica, que recuerdan, o al menos evocan, experiencias anteriores de pioneros como el cantautor Javier Alvarez, que ya en el siglo XX se jugó el tipo al apostar todo el crédito conseguido, que era mucho, a la carta de la electrónica.

Ahora, los riesgos no son menores, aunque el público está bastante más acostumbrado a tolerar la introducción de instrumentos digitales en los arreglos de las canciones con letras ‘interesantes’. Aun así, no hay que quitarle mérito a la apuesta de Tórtel, que había fraguado ya un estilo más que reconocible y, sin embargo, ha preferido arriesgar a repetirse.